LA NOTA DE FE

LA NOTA DE FE: ยกFeliz Fiesta de la Virgen de Guadalupe!

Redacciรณn ACI Prensa

ยกFeliz Fiesta de la Virgen de Guadalupe!

โ€œNo se entristezca tu corazรณnโ€ฆ ยฟAcaso no estoy yo aquรญ, que soy tu Madre?โ€, le dijo la Virgen de Guadalupe al afligido Juan Diego un 12 de diciembre de 1531. Ella, la Emperatriz de Amรฉrica y Patrona de Mรฉxico, quiso dejar su imagen desde ese dรญa en una sencilla โ€œtilmaโ€ como seรฑal del Amor de Dios para creyentes y no creyentes.

Con motivo de esta gran celebraciรณn, las puertas de Basรญlica de San Pedro se abrirรกn hoy para que el Papa Francisco junto a miles de fieles latinoamericanos y 750 sacerdotes concelebrantes festejen una gran Misa criolla en castellano.

La historia de la Virgen del Tepeyac

Solo diez aรฑos despuรฉs de la conquista de Mรฉxico, los misioneros tenรญan poco รฉxito en la evangelizaciรณn y conversiรณn de los nuevos pueblos, en gran parte por el mal ejemplo de los que llamรกndose cristianos, abusaban de los nativos.

El 9 de diciembre de 1531 la Virgen se le apareciรณ a un humilde indio, convertido al cristianismo, llamado Juan Diego, en un lugar denominado Tepeyac. Marรญa se presentรณ como โ€œla perfecta siempre Virgen Santa Marรญa, Madre del verdadero Diosโ€.

La Reina del Cielo le encomendรณ que en su nombre le pidiese al Obispo Capitalino, el franciscano Juan de Zumรกrraga, la construcciรณn de unaย Iglesia en el lugar de la apariciรณn.

El Obispo no aceptรณ la idea y la Virgen le pidiรณ que insistiera. Al dรญa siguiente, Juan Diego volviรณ a encontrar al Prelado, quien lo examinรณ en la doctrina cristiana y le pidiรณ pruebas objetivas del prodigio.

El martes 12 de diciembre, la Virgen se le presentรณ y consolรณ a Juan Diego diciรฉndole โ€œNo temasโ€ฆโ€ ย porque su tรญo ya estaba curado. Luego lo invitรณ a subir a la cima de la colina del Tepeyac para que recogiera flores y se las trajera.

A pesar de la estaciรณn invernal y la aridez del lugar, San Juan Diego encontrรณ flores muy hermosas y la colocรณ en su โ€œtilmaโ€. La Virgen entonces le mandรณ que se las presentara al Obispo.

Estando frente al Prelado, el Santo abriรณ su โ€œtilmaโ€ y dejรณ caer las flores. En el tejido apareciรณ la imagen de la Virgen de Guadalupe y el Obispo y demรกs presentes cayeron de rodillas con gran asombro. Luego el Obispo pidiรณ perdรณn.

Al dรญa siguiente fueron al monte del Tepeyac, donde de inmediato la gente se ofreciรณ para elevar el templo. Juan Diego pidiรณ permiso y fue presurosamente a ver a su tรญo Juan Bernardino, que habรญa estado muy grave de salud, y al llegar vio que su pariente estaba recuperado.

Allรญ Juan Diego le contรณ lo sucedido y el tรญo respondiรณ diciendo que la Virgen tambiรฉn se le habรญa aparecido y que Ella le habรญa pedido que contara lo de su curaciรณn al Obispo.

Con el manto, la Virgen trajo reconciliaciรณn entre nativos y espaรฑoles porque con los sรญmbolos que allรญ aparecen, las dos culturas podรญan entender perfectamente el mensaje del Cielo. De igual modo, les ayudรณ a comprender que la fe cristiana no es propiedad de nadie, sino un don de amor para todos.

En los 7 aรฑos despuรฉs de las apariciones, hubo una conversiรณn de 8 millones de nativos. Lo que es un promedio de 3 mil hombres diarios y que hace recordar a la predicaciรณn de San Pedro en el dรญa de Pentecostรฉs, en el que tambiรฉn se convirtieron 3 mil hombres aquella fecha.

Cada aรฑo se acercan a la venerada imagen alrededor de 20 millones de fieles y en el dรญa de su fiesta, se calcula que casi tres millones acuden al santuario.

โ€œMucho quiero, ardo en deseos de que aquรญ tengan la bondad de construirme mi templecito, para allรญ mostrรกrselo a ustedes, engrandecerlo, entregรกrselo a ร‰l, a ร‰l que es todo mi amor, a ร‰l que es mi mirada compasiva, a ร‰l que es mi auxilio, a ร‰l que es mi salvaciรณnโ€, dijo la Virgen de Guadalupe a San Juan Diego.

โ€œPorque en verdad yo me honro en ser madre compasiva de todos ustedes, tuya y de todas las gentes que aquรญ en esta tierra estรกn en uno, y de los demรกs variados linajes de hombres, mis amadores, los que a mรญ clamen, los que me busquen, los que me honren confiando en mi intercesiรณn. Porque allรญ estarรฉ siempre dispuesta a escuchar su llanto, su tristeza, para purificar, para curar todas sus diferentes miserias, sus penas, sus doloresโ€, aรฑadiรณ la Madre de las Amรฉricas.

ACI PRENSA

Categorรญas:LA NOTA DE FE