LA NOTA CULTURAL

LA NOTA CULTURAL: Vargas Llosa en Guatemala: si la literatura sobrevive será en gran parte gracias a las mujeres

VAR

FOTO: Pedrovisión Noticias

 

Mario Vargas Llosa, Carlos Sabino y Francisco Pérez de Antón ponen sobre la mesa una discusión del libro Tiempos recios.

Mario Vargas Llosa en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias durante la presentación con el público guatemalteco de su libro Tiempos recios. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila). Mario Vargas Llosa en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias durante la presentación con el público guatemalteco de su libro Tiempos recios. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila).

El Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa se sentó a conversar sobre su último libro “Tiempos recios”, junto a sus amigos y escritores, el español Francisco Pérez de Antón y el argentino Carlos Sabino.

El Centro Cultural Miguel Ángel Asturias fue el escenario para esta última presentación que el autor tendría en Guatemala, el pasado martes, después de una serie de entrevistas y actividades que el prestigioso peruano ha tenido en el país.

Los  intelectuales se sentaron frente a un público que tenía repleto el citado Teatro Nacional y que les escucharon por casi hora y media, mientras comentaban la novela, se reían, bromeaban, pero también llegaron a tocar otras temáticas sobre la literatura, acerca de sus más fervientes seguidores e incluso otras intimidades que salieron a luz sobre los gustos literarios de Vargas Llosa.

Carlos Sabino, Mario Vargas Llosa y Francisco Pérez de Antón conversan sobre Tiempos recios.  (Foto Prensa Libre: Érick Ávila).

El libro cuenta una historia de conspiraciones políticas con el golpe militar de Carlos Castillo Armas y auspiciado por Estados Unidos a través de la CIA para derrocar el gobierno de Jacobo Árbenz, pero que encierra a otros personajes y ficciones.

Pérez de Antón describió que conocer a un escritor de la talla de  Vargas Llosa es compartir con uno de los intelectuales más lúcidos del nuestro tiempo y representa una experiencia memorable.  “Un seductor con la palabra y admirable en el uso de la lengua”, aseguró.

Sabino por su parte hizo énfasis en una crítica frecuente sobre el libro porque no tiene un personaje central sino es una historia caleidoscópica.   El mismo Vargas Llosa expresa que el mismo no sabría decir quién es el centro de esta historia porque varios personajes se disputan esa primacía del personaje central.

El autor también destacó que en su proceso creativo con regularidad una de las primeras cosas que escribe es el título donde se concentra una perspectiva del mismo, pero en esta novela no lo logró y fue hasta que la terminó  que estuvo en la búsqueda del mismo.

Mientras leía una carta de Santa Teresa de Ávila, a quien llama una gran poeta y magnifica escritora, encontró la frase “Tiempos recios”, que le dio el nombre a la novela. “Fue una iluminación y describe a la perfección el tiempo que pasó Guatemala desde la revolución de octubre hasta el asesinato de Castillo Armas”, agregó.

También comentó que antes de este trabajo tenía poca simpatía por la figura de Árbenz y durante la investigación le surgieron inquietudes sobre “por qué Jacobo Árbenz no actúo cuando se enteró que existía una conspiración y por qué no se fue a la sierra a coger un fusil”, dijo.

Poco a poco, con las investigaciones empezó a sentir al derrocado presidente como un personaje simpático y trágico… “un hombre que siendo militar tenía una sensibilidad enorme y y había descubierto las tremendas desigualdades sociales y económicas de su país y de América Latina”, expresó.

Sin embargo, esta idea también fue refutada por Sabino, quien destacó que concuerda con los valores de Árbenz, pero considera que existen otras verdades sobre quienes le rodeaban, él mismo ha escrito libros históricos que hablan al respecto.

De esta manera destaca que Tiempos recios de Vargas Llosa es arte, el arte de la literatura que utiliza en parte la técnica de la historia.

Cuna de inspiración literaria

Durante el diálogo Vargas Llosa se refirió a sus comienzos en la literatura, en su juventud y de cómo América Latina siendo un continente en donde se leía tan poco, sin editoriales y con un puñadito de librerías, él leía a Jean Paúl Sartre y existencialistas franceses que hacían la reflexión de cómo la literatura no sólo es estética sino una función social de primer orden al ser un instrumento por el cual se descubren los problemas y se puede ver de una manera más profunda la realidad en que se vive.

Sartre nos lleva a ver cómo la literatura puede llevar a la gente a entender los problemas que están vivos y presentes que necesitan una solución. “El tipo de literatura que hago está marcado por ese pensamiento”, expresó el escritor.

Y esas lecturas de su adolescencia asegura es la que le dieron una razón decisiva para tratar de ser un escritor en un mundo en que la literatura parecía no jugar ningún papel.

También agregó que la literatura actual se resiste a participar en la vida política y piensan que no es la función de ésta.

Al respecto dijo que realidades como la de Guatemala para los escritores es una maravilla, “los escritores son como los cuervos porque viven de esa pobredumbre humana y los mejores textos literarios han salido de ahí”.

Hizo énfasis en que el hecho de que exista una literatura latinoamericana rica y original que sorprenderá al mundo y que se lea, “quizá en gran parte se deba a las terribles tragedias históricas de nuestros países, en lso que tenemos la experiencia del dictador y del caudillo”, expresó.

Pérez de Antón intervinó con una pregunta clave durante el diálogo al preguntar sobre el papel de las mujeres en la literatura actual, a lo que el peruano afirmó que cree que sí la literatura sobrevive a los tiempos difíciles que enfrenta será gracias a las mujeres.

El autor escritor fue enfático en expresar cómo las mujeres son quienes en mayor número se les ve en la librerías, leen y estudian literatura, así como se les ve en conferencias de esta temática.

“Los hombres dicen no tener tiempo para la literatura al estar ocupados en cosas importantes y yo creo que leer libros es muy importante y dedicar horas a la lectura es sano porque solo la lectura nos permite conocer bien nuestro idioma, que no se aprende en ningún manual y eso nos permite expresarnos y pensar mejor… nos lleva a crear el tipo de ciudadanos que nos lleva a tener ciudadanos con un pensamiento propio y que sin más sensibles a las defiencias del entorno”, agregó.

Hizo la reflexión de la necesidad de convencer a los hombres de lo necesario y fundamental que es la lectura. “Las mujeres parecen haberlo entendido por intuición y muchas gracias a las mujeres por mantener viva la literatura”, dijo Vargas Llosa.

La cátedra de literatura

Durante la presentación el autor peruano comentó sobre la literatura y compartió algunos de sus textos favoritos y recomendaciones para lectores:

  • Todos nos equivocamos, de Carlos Sabino.  “Debería ser de lectura obligatoria en toda América Latina y cuenta la historia que comentó en su vida para llegar a ser el liberal y demócrata que es hoy”.
  • Jean Paúl Sartré.
  • Santa Teresa de Ávila.
  • Gustavo Flaubert. La correspondencia de este escritor  es importante si se quiere ser escritor y encontrar cómo este él fue cultivándose.

PRENSA LIBRE