LA NOTA CHAPINA

LA NOTA CHAPINA: Se salva de ser linchado luego de embestir un desfile con su auto

  • Por Erivan Campos
Incluso jóvenes con instrumentos en las manos le vapuleaban. (Fotos capturas de pantalla)

Incluso jóvenes con instrumentos en las manos le vapuleaban. (Fotos capturas de pantalla)

“¡Quemémoslo, hombre!, ¡echémosle fuego!, ¡traigan gasolina!”, gritaba la gente, mientras vapuleaba a dos hombres acusados de atropellar a varias personas que presenciaban un desfile en Escuintla.

Al final, uno de los hombres en especial quedó seriamente herido, aunque se salvó de morir linchado por los enardecidos vecinos que hicieron justicia por su propia mano.

Según informan testigos presenciales, todo empezó cuando el piloto estuvo a punto de atropellar con su vehículo a dos personas que participaban en un concurrido desfile.

La turba estuvo a punto de matar a dos hombres. (Foto: Facebook)

La turba estuvo a punto de matar a dos hombres. (Foto: Facebook)

El hecho ocurrió frente a una famosa gasolinera y la escuela tipo Federación de la localidad.

Los vecinos rodearon el carro, quebraron vidrios y lo abollaron. Sacaron a dos de sus ocupantes y los golpearon hasta dejarlos sangrando sobre la cinta asfáltica. De nada sirvieron los gritos de la esposa que rogaba soltaran a su marido, que fue el más agredido.

Al lugar llegaron cuatro agentes de la Policía Municipal deTránsito de Escuintla, quienes evitaron una tragedia mayor. Se informó que el responsable, aparentemente, conducía en estado de ebriedad.

  •  MIRA EL VIDEO:

Un caso de referencia

Esta semana, la justicia guatemalteca condenó a Jabes Meda, a 26 años y un mes de prisión por atropellar a un grupo de estudiantes que manifestaba sobre la calzada San Juan, en la zona 7 capitalina, el 24 de abril de 2017. Por su acción violenta en el tránsito, una adolescente murió y 12 quedaron heridos.

El Ministerio Público (MP) pedía 90 años de prisión y que la condena impuesta se mucho más corta que eso, ha provocado descontento en un amplio sector de la población.

Dicho malestar podría generar sucesos como el ocurrido en Escuintla, en los que las personas prefieren tomar la justicia por su manos, pero de igual manera, los linchamientos constituyen un delito.

SOY 502