LA NOTA CHAPINA

LA NOTA CHAPINA: José Luis Benito: para tener una infraestructura competitiva se necesitan Q95 mil millones

El ministro de Comunicaciones ha defendido y sigue defendiendo el Libramiento de Chimaltenango, aunque ahora duda que el proyecto sea recibido por el gobierno de Jimmy Morales, a menos que estén plenamente satisfechos con la obra. De lo contrario, el próximo gobierno deberá asumir la responsabilidad o ejecutar las fianzas, si no están satisfechos.

Por Francisco Mauricio Martínez

José Benito, ministro de Comunicaciones Infraestructura y Vivienda afirma que el Libramiento de Chimaltenango es un buen proyecto, de difícil construcción por las condiciones del país. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

José Benito, ministro de Comunicaciones Infraestructura y Vivienda afirma que el Libramiento de Chimaltenango es un buen proyecto, de difícil construcción por las condiciones del país. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El ministro de Comunicaciones asegura que para que el país tenga una red de infraestructura vial competitiva se necesita una inversión de más de Q95 mil millones en los próximos 12 años, por ahora, el próximo gobierno deberá acomodar un presupuesto de unos Q6 mil millones para mantener una red de carreteras que, insiste, está en óptimas condiciones en más de un 80%.

José Benito, uno de los ministros más cercanos a Jimmy Morales abrió su oficina a Prensa Libre y explicó que el proyecto de Chimaltenango estará listo y funcionando, sino en este gobierno en el siguiente, pero hay garantías que blindan la inversión hecha.

 

¿Qué pasó en el Libramiento y cuál es el futuro?

Es una obra importante, no solo por su necesidad, sino por el volumen de su infraestructura. Se hicieron movimientos de tierra muy grandes, como excavaciones de hasta de 60 metros para abrir la brecha, también se rellenaron barrancos donde se colocaron muros de contención para sostener el relleno de hasta 27 metros de profundidad.

El talud que nos presentó inconvenientes es el de la estación 61. Tuvimos tres zonas afectadas por derrumbes, porque se registró una recarga fuerte de lluvia. En el primer derrumbe tuvimos una precipitación de 48 milímetros, que era lo esperado para 15 días y no en 24 horas. Con esto se puede decir que no fue una prueba de fuego, sino de agua, porque en esta estación hay una recarga hídrica.

¿Qué se está haciendo en estos momentos?

La empresa está reduciendo los ángulos del talud, el cual se está desgastando y con esto se reducirá el riesgo de que caiga más masa de tierra sobre la ruta. Además, se están haciendo estudios para la conducción de la recarga hídrica hacia los sistemas de drenajes. Este talud se hizo en el verano.

El contrato de construcción del Libramiento es del 2014, no es de ahora. La obra no se ha recepcionado y las fianzas están favor del Estado, para que, en caso no se entregue la obra a satisfacción del Ministerio de Comunicaciones, estamos en la disponibilidad de ejecutar las fianzas, lo cual no vemos necesario en estos momentos, porque el plazo contractual no ha vencido y la empresa está ejecutando el desgaste del talud.

El libramiento está abierto de 6 de la mañana a 5 de la tarde, y en la noche se cierra porque se están efectuando movimientos de tierra del talud que caen en la cinta asfáltica y se retiran antes de abrirlo en la mañana.

¿Cuándo se terminarían estos trabajos?

Esperamos que terminen el 15 de noviembre para comenzar el desgaste del talud que se ubica en el otro lado.  El compromiso de la empresa es que para el 30 de noviembre tenemos ya terminado el desgaste del talud y adicionalmente los estudios de los geofísicos que ellos contrataron, con lo cual esperaríamos darle una solución total al libramiento.

Este contrato tiene garantía de hasta 60 meses después de recepcionada la obra, donde la empresa es la responsable de cualquier desperfecto. El resto del Libramiento quedo intocable, en buenas condiciones. Si esto no se lograra tenemos todas las fianzas.

¿Cuándo se recibiría o se inauguraría la obra?

Solo se ha aperturado, y aunque la empresa solicitó en marzo una comisión de recepción, no le fue autorizada. Se le dio plazo hasta el 29 de noviembre para que solucione estos inconvenientes y ellos están en esa línea. El departamento de construcciones de la Dirección General de Caminos hará una visita técnica para hacer una evaluación visual y en caso sea satisfactoria el director de Caminos procederá a nombra la comisión de recepción, quien hará un análisis más completo para ver si cumple con todos los requerimientos. Esta Comisión es la que decide si se recepciona la obra o se ejecuta la fianza por incumplimiento.

¿Será inaugurada por este Gobierno?

Depende, porque después del acta de recepción viene la de liquidación y ese proceso dura unos tres meses. Podría ser recepcionada por este Gobierno siempre y cuando haya cumplido con todas aquellas condiciones que aparecen en el contrato de la obra.

¿Se dice que no se requería mucho conocimiento para saber que la inclinación de los taludes debía ser mayor?

Nosotros nos regimos bajo el Libro azul, que es el que guía toda la obra en cuanto a renglones de trabajo, de cómo debe ejecutarse la obra pública a nivel carreteras en el país. Establece que el nivel de inclinación debe ser de 75 grados, pero nosotros, en este caso, lo vamos a llevar a 45; sin embargo, esto hace que se incurra en costos adicionales, porque hay que comprar más derechos de vía, más movimientos de tierra.

¿Se adquirirá más terreno para darle inclinación de 45 grados?

Correcto. Se está adquiriendo más derecho de vía, lo cual no afecta el valor del contrato, porque hay una partida en la Dirección General de Caminos que nos permite la adquisición de este derecho que está fuera del valor del contrato, pero sería solo en la parte afectada. Podrían ser unos tres mil metros cuadrados, el costo aún no lo sé.

PRENSA LIBRE

Anuncios

Categorías:LA NOTA CHAPINA