LA NOTA CHAPINA

LA NOTA CHAPINA: Vecinos y policías se unen para recuperar la gobernabilidad en Santa Cruz Barrillas

Con el retorno de la Policía Nacional Civil (PNC) a Santa Cruz Barrillas, Huehuetenango, comunitarios acompañan las acciones de seguridad para prevenir hechos delictivos en el municipio.

por Mike Castillo

Agentes policía Nacional Civil revisan e identifican a motoristas en una de las calles de Santa Cruz Barillas, Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Agentes policía Nacional Civil revisan e identifican a motoristas en una de las calles de Santa Cruz Barillas, Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Hace nueve años la Policía fue expulsada de Barrillas en medio de una serie de conflictos sociales en la región.

El regreso de la PNC al municipio significa para los pobladores un avance en materia de seguridad ciudadana y gobernabilidad.PUBLICIDADinRead invented by Teads

32 agentes y un inspector fueron asignados a esta sede policial que fue reinaugurada a finales de octubre luego de un largo proceso de diálogo con los Consejos Comunitarios de (Cocodes), el alcalde actual y el electo, así como representantes de organizaciones sociales.

Selvin López, presidente del Cocode de la zona 6 de Barrillas, informó que el regreso de la Policía significa un “gran avance” pues la organización comunitaria trabaja de la mano con la PNC para mejorar la seguridad.

Los agentes de la subestación policial encontraron en los integrantes de las comisiones de seguridad y cocodes aliados para devolverle la tranquilidad a los barillenses.

La sede policial de Santa Cruz Barillas, Huehuetenango, cuenta con 32 agentes y un jefe, tienen a su cargo la seguridad de  cien mil pobladores. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Los operativos de la PNC en las calles y cantinas de Barrillas tienen como objetivo frenar el consumo y venta de drogas, evitar los robos y hurto de vehículos, además de los hechos de violencia. “Creemos que estar juntos en el mismo camino nos permitirá  tener las condiciones de seguridad que no solo nos darán paz, sino que puede mejorar la economía”, detalló López.

Según el líder comunitario, la ausencia de la policía por nueve años dejó en el olvido al municipio, uno de los más poblados del departamento.

De acuerdo con los resultados del Censo 2018,  Santa Cruz Barrillas tiene 17 mil 166 habitantes en el área urbana y 83 mil 683 en zonas rurales.

Mediante un proceso

Erlin Godínez Navarro, jefe de operaciones de la comisaría 43, explicó que durante los operativos,  los agentes son acompañados por pobladores que fungen como observadores porque los policías son quienes efectúan el registro de vehículos, identifican a las personas y consignan a quien infringe la ley.

Godínez señaló que el proceso para reabrir la sede policial en el municipio fue largo y la subestación atenderá las necesidades de la población.

“Este es un trabajo de varios meses, hemos tenido mucha comunicación con todos los sectores para que la población se sienta segura”, argumentó Godínez.

El subcomisario destacó que durante las primeras semanas lograron recuperar la gobernabilidad en el área, además investigan si existen grupos del crimen organizado en la región para llevar a cabo los operativos pertinentes.

Dos hombres que viajan en motocicleta son revisados por agentes de la Policía Nacional Civil en la zona central de Santa Cruz Barillas, Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Un logro

El alcalde, Gilberto López, calificó como el mejor logro de su administración reabrir la sede policial y el trabajo conjunto con la comunidad organizada; espera que ahora existan las condiciones para un crecimiento económico y que el comercio crezca y haya exportación de productos cultivados en esta región.

PRENSA LIBRE

Categorías:LA NOTA CHAPINA