LA NOTA CHAPINA

LA NOTA CHAPINA: Más de 170 mil graduandos se enfrentan a un mercado laboral con muchas exigencias

Este año, el Mineduc gradúa a 170 mil 929 jóvenes que se integrarán al mercado laboral, el cual ofrece pocas oportunidades, pero también exige competencias y habilidades que muchos no llenan, y su búsqueda por encontrar un empleo se torna difícil.

por Ana Lucía Ola

En las ferias del empleo que realizan varias organizaciones se ve la alta demanda de una oportunidad de trabajo. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

En las ferias del empleo que realizan varias organizaciones se ve la alta demanda de una oportunidad de trabajo. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Sebastián se graduó hace unos días de Bachiller en Ciencias y Letras con orientación en Computación. Meses antes de culminar los estudios comenzó a buscar trabajo como vacacionista para ahorrar algo de dinero y palear los gastos del primer mes de universidad del próximo año. No ha sido fácil.

Ha enviado su hoja de vida a varias empresas, pero la cantidad de jóvenes que como él buscan trabajo es grande, y las oportunidades son pocas.

Como Sebastián, el Ministerio de Educación (Mineduc) gradúa este año a 170 mil 929 jóvenes que estarían ingresando al mercado laboral. Un espacio saturado y cada vez más exigente en cuanto a los requisitos para contratar personal, así lo evidencian varios informes relacionados al recurso humano que las empresas buscan.

Bachillerato es el título que el 59 por ciento de los graduados recibe este año. Esta es la carrera con más especialidades inscritas en el Mineduc, con un total de 86. Entre ellas está Bachillerato en Ciencias y Letras con Orientación en Computación, que absorbió la mayor cantidad de estudiantes, 19 mil 740 en total. Le sigue Bachillerato en Ciencias y Letras con 15 mil 322.

La segunda carrera más demanda por parte de los estudiantes fue Perito, de la cual se cuentan 48 mil 39 graduado, en un total de 49 especialidades.

De la carrera de Magisterio este año salen 11 mil 639 jóvenes y de secretariado, 7 mil 776.

El reto para Sebastián y de los demás jóvenes que buscan trabajo, según Jorge Benavides, Investigador asociado del Consejo Privado de Competitividad -CPC-, es empalmar los conocimientos adquiridos durante su formación secundaria con las oportunidades laborales a las que pueden aspirar. Aunque esas oportunidades son escasas.

Información del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social -IGSS- refiere que el año pasado se crearon 131,651 empleos formales nuevos, sin embargo, se dio una baja de 119,131 empleos formales -principalmente en el sector Servicios y Agricultura-. “Esto evidencia la falta de dinamismo del mercado laboral para albergar nuevos empleados, siendo la válvula de escape la informalidad en precariedad, y la migración como una opción cada vez más viable”, indica Benavides.

Ante esta escasez de plazas, hay otros desafíos a los que se enfrentan los recién graduados. El informe Brechas de talento elaborado por Fundesa en el 2018 señala que la mayor demanda laboral de Guatemala se da en las áreas de administración, ventas, contabilidad y finanzas, producción y operaciones.

Sin embargo, resulta difícil para las empresas encontrar a gente capacitada para llenar esos puestos de trabajo, debido a la falta de mano de obra calificada y a la capacitación técnica insuficiente o de mala calidad.

“La demanda laboral para personas con poca experiencia y déficit en conocimientos se concentra en áreas operativas, de atención al cliente y de asistencia financiera y contable, para lo que se vuelve imprescindible que los jóvenes adquieran no sólo competencias duras sino competencias blandas, como puede ser el trabajo en equipo, la relación con el cliente, la comunicación efectiva y la seguridad en el desempeño de funciones de alta responsabilidad”, dice Benavides.

El documento de Fundesa señala que siete de cada diez personas que están en la fuerza laboral en el país tienen puestos operativos. La mayoría de los cargos están ocupados por quienes tienen un título de diversificado. Del total de la población trabajadora seis de cada diez son hombres.

Según el Censo de Población en Guatemala el año pasado había 1 millón 798 mil 658 personas con nivel diversificado terminado. La mayoría -620 mil 707- vivían en Guatemala, donde, además, se concentra la mayor oferta de trabajo calificado del país. Le seguía Quetzaltenango con poco más de 100 mil personas graduadas del nivel medio.

¿Escasez de talento?

La encuesta de escasez de talento 2018, un estudio de capital humano elaborado por ManpowerGroup, indica que la escasez de talento se ha agudizado en el mundo en la última década, y los empleadores tienen dificultad para llenar las plazas vacantes con personas que tengan títulos profesionales y que además posean habilidades técnicas.

El documento presenta el resultado de una encuesta realizada en 43 países, entre los que el promedio global en el tema de escasez de talento es de 45%. Son China (13%), Irlanda (18%) y Reino Unido (19%) los primeros en la lista de los países con menor dificultad para contratar a personal calificado. Guatemala está por debajo del promedio global con un 38%.

El mercado laboral guatemalteco, según el informe de ManpowerGroup, cada vez más requiere cubrir posiciones especializadas. Los cinco puestos más difíciles de cubrir en la última década son representantes de ventas, técnicos, oficios calificados, personal de apoyo en oficina y expertos en seguridad (soporte técnico).

“El empleo no siempre va a requerir de un título universitario, más bien dependerá en gran medida del desarrollo continuo de habilidades, puesto que incluso los roles más tradicionales se contemplan con las nuevas tecnologías”, indica el informe.

Sebastián aún no ha conseguido una plaza como vacacionista, pero su intención va más allá de trabajar durante las vacaciones, la meta es conseguir un trabajo fijo para el 2020 que le ayude a pagar la matricula de la universidad.

“Posiblemente, la mayor dificultad a la que se enfrentan los jóvenes es que los puestos de “primer ingreso” no se liberan suficientemente rápido en las empresas para que la cantidad de graduandos ingrese a estos puestos”, refiere Benavides.

La falta de ascensos en el primer nivel operativo, derivado de falta de crecimiento de las empresas y del déficit de competencias profesionales, no sólo reduce las oportunidades de crecimiento de quienes ya son parte del mercado laboral, sino que se vuelve una barrera para los nuevos aplicantes, agrega el investigador de CPC.

Claudia Zelaya, gerente de país de ManpowerGroup, menciona que la falta de experiencia, la disponibilidad de horario, en algunos casos la apariencia, la distancia dónde viven, la falta de un vehículo, el no hablar un segundo idioma -inglés- son aspectos que dificultan que las empresas encuentren a candidatos idóneos para las plazas de trabajo.

Ante este panorama, agrega que “se necesita que los jóvenes tomen acción y continúen formándose. Ahora el autoaprendizaje es una solución para lograrlo”.

PRENSA LIBRE

Categorías:LA NOTA CHAPINA