LA NOTA CULTURAL

LA NOTA CULTURAL: Presentan en Guatemala el libro de “El Principito” en idioma kaqchikel

Guatemala, el país que de la eterna primavera en el que se dice que Antonie Saint-Exupéry encontró la inspiración para inscribir su afamada obra “El Principito”, presentó este miércoles una versión de este libro en idioma kaqchikel.

Presentación del libro "El Principito" en idioma kaqchikel. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González).Presentación del libro “El Principito” en idioma kaqchikel. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González).

El embajador de Francia en Guatemala, Jean-François Charpentier, explicó que esta iniciativa, que tiene una tirada inicial de unos 3.000 ejemplares, tiene como objetivo potenciar y fomentar la cultura y el idioma kaqchikel, uno de los 24 que conviven en el país.

“El libro está dedicado a las personas que saben y aprecian el idioma kaqchikel”, dijo el diplomático antes de que se leyera en voz alta uno de los capítulos de esta obra de Saint-Exupéry, que llegó a Guatemala de casualidad en 1938 cuando estaba viajando desde Nueva York hacia Punta Arenas, en América del sur, y tuvo un accidente.

En la presentación de este libro estuvo presente la voz indígena de Guatemala, la cantautora kaqchikel Sara Curruchich, quien recordó que todavía hay mucho “racismo y discriminación” por usar sus trajes y sus idiomas, y agradeció iniciativas como esta para luchar contra estas lacras.

“Cuando se camina colectiva se llega mucho más lejos”, agregó la artista sobre este libro, que recorrerá varias comunidades del interior del país.

El libro, una de las obras más difundidas de la historia universal, es la historia de un niño —el Principito—, quien en su travesía por varios mundos enseña con sus metáforas las malas costumbres y comportamientos que adoptan los adultos al crecer y el contraste con la sabiduría infantil.

La cantautora kaqchikel Sara Curruchich durante la presentación del libro. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González).

También critica y compara la forma de interpretar situaciones entre niños y mayores, así como el afán de estos últimos por imponer la forma “adecuada” de analizarlas.

El aviador y escritor, que quedó herido mientras surcaba los cielos de América para buscar su inspiración, se recuperó de sus heridas en la ciudad colonial de Antigua y algunos estudiosos aseguran que varios elementos de su obra están basados en el país.

Los tres volcanes, uno de ellos inactivo, las rosas o el “Cerro del oro”, una especie de sombrero que refleja a la boa cuando se ha tragado al elefante, son claras referencias al paisaje guatemalteco y concretamente a la ciudad colonial La Antigua, donde Saint-Exupéry se recuperó tras el accidente.

El embajador de Francia en Guatemala, Jean-François Charpentier. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González).

PRENSA LIBRE                                                                                                                                       

Anuncios