LA NOTA CHAPINA

LA NOTA CHAPINA: Discurso de Jimmy Morales fue empañado por gritos de ¡Asesino!…Mala decisión quitar el “Memorial del Hogar Seguro”, eso arruinó el acto en el Parque Central…¿Por qué esa gana de crearse problemas con “las organizaciones de la sociedad civil”…Se deben de poner nueva y prontamente las cruces para no seguir con la polarización social

  • Por Jessica Gramajo

 

El presidente Jimmy Morales trataba de elevar la voz, pero los gritos de ¡Asesino! lo interrumpieron. (Foto: Wilder López/Soy502)

El presidente Jimmy Morales trataba de elevar la voz, pero los gritos de ¡Asesino! lo interrumpieron. (Foto: Wilder López/Soy502)

Toldos, marimba y fuegos artificiales estaban preparados para inaugurar los trabajos de remodelación de la fachada del Palacio Nacional de la Cultura. Sin embargo, el discurso de Jimmy Morales fue empañado por los gritos de “¡Asesino! ¡Asesino!” que familiares de las niñas que murieron quemadas en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción en 2017.

Todo inició luego que autoridades de Gobierno decidieron retirar el altar con las 41 cruces de la niñas que se encontraban en el asta mayor de la Plaza de la Constitución con el propósito de montar el escenario para los actos de inauguración. Esto enardeció a familiares y mujeres organizadas que pronto llegaron para colocar un nuevo altar improvisado.

Algunas lograron permanecer adentro, otras ya no pudieron ingresar por el contingente de seguridad que fue montado para proteger a las autoridades de Gobierno, pero se quedaron en la Plaza.

Morales salió acompañado de los ministros, con excepción de los titulares de Gobernación, Enrique Degenhart, y de cancillería Sandra Jovel.

Le hicieron entrega de las nuevas llaves del Palacio, pero al momento de iniciar su discurso, los familiares de las niñas gritaron de manera incansable “¡Asesino! ¡Asesino!”. Morales intentó elevar la voz y pidió aplausos a los presentes, pero mientras más lo hacía, más se elevaban las voces de las mujeres exigiendo justicia.

El rostro de Morales evidenciaba molestia. Apresuró su discurso y a cuenta de uno, dos, tres, se encendieron las luces del Palacio Nacional de la Cultura. Obra, que según autoridades del Ministerio de Cultura y Deportes, tuvo un costo de 21 millones 800 mil quetzales.

Bloqueadas

Desde que los familiares y representantes de fundaciones de mujeres y de derechos humanos llegaron, las autoridades de Gobierno intentaron bloquearlas.

Las encerraron entre vallas de metal, que también impidieron el ingreso de otras más que trataban de sumarse a la protesta por haber retirado el altar de las niñas víctimas. También colocaron toldos y una manta para bloquear cualquier contacto directo con el presidente Morales, pero no pudieron callar su voz.

Nueva fachada

La nueva fachada del Palacio Nacional de la Cultura fue inaugurado como una de las obras estrella del presidente Morales. En cada uno de sus discursos en los últimos meses lo ha mencionado y asegura que era necesario restaurarlo.

Luego de su inauguración, el Palacio será resguardado por 36 guardias, quienes evitarán que el monumento nacional sea destruido o dañado.

Según autoridades de Gobierno, no se restauró todo el Palacio Nacional, ya que la obra de conservación y restauración podría durar hasta ocho años y tendría un costo de 100 millones de quetzales, por lo que no podría llevarse a cabo debido al proceso de transición.

Ministro: “Quitamos (el altar de las 56 niñas) porque ya pasaron dos años”

Para justificar el retiro de las cruces en honor a las niñas que murieron en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, el ministro de Cultura dijo que el parque no era “cementerio”. En esta entrevista da detalles sobre esta decisión que es cuestionada por grupos sociales.

Suchité, juramentado por el secretario general de Jimmy Morales.

Foto: Ministerio de Cultura

 

El ministro Elder Súchite Vargas justificó el retiro de las 41 cruces con unos dictámenes del Viceministerio de Patrimonio Cultural y de la Conred, con fecha del 11 de septiembre.

El vocero de la Municipalidad capitalina dijo que hicieron limpieza en el área y ya no estaba el altar.

El ministro Súchite Vargas aseguró que ya hubo un accidente de alguien que cayó en las cruces y se lastimó, pero no logró sostener dicha aseveración.

– ¿Cuándo fue?
– No tengo la fecha exacta, pero fue hace un tiempo atrás.
– ¿Recibió asistencia médica en un hospital?
– Si se hiere, ¿adónde va? ¿a un restaurante?

El ministro Súchite Vargas confirmó que el retiro del altar fue realizada para instalar sillas y toldos para la entrega del Palacio Nacional de la Cultura, luego de sus trabajos de remodelación y para los festejos patrios.

Las cruces fueron llevadas a las instalaciones del Ministerio de Cultura. Súchite Vargas dijo no saber con exactitud en dónde estaban:

– No sé exactamente dónde y yo me responsabilizo de ellas si es tanto el problema. Me comprometo a devolverlas a quien corresponda, pero tampoco puedo dárselas a cualquiera, así que si vienen los dueños y me las piden con todo gusto se las entrego con todas las de la ley. No es que se hayan tirado, ni robado, sino que respetuosamente se retiraron, aseguró.

 

Este era el altar que incomodó al gobierno y para presentar la nueva fachada del Palacio lo mandó a retirar.

Asi lucían las cruces que conformaban el altar en honor a las niñas del hogar seguro.

Una ceremonia maya en el altar que rendía memoria a las niñas del hogar seguro.

Para explicar la limpieza del lugar dijo:

– El parque central no es un cementerio, ni un lugar para hacer ritos, ni colocar ese tipo de cruces, para eso existen lugares especiales, como cementerios y sitios arqueológicos que les podemos autorizar para hacer ceremonias (…). Cada cosa en su lugar, el Palacio Nacional y la plaza central son parte del Centro Histórico y patrimonio nacional. Le suplico que me comprenda, ¿qué haría usted si un familiar mío se mató en una carretera o lo mataron y voy yo a poner una cruz enfrente de su casa?.

Durante los más de dos años que permaneció el altar a las niñas no hubo queja sobre riesgos o amenazas. Súchite Vargas asegura que el retiro del monumento popular se hizo ahora porque antes “el Palacio estaba abandonado y estaba pelado con piezas rotas y ahora lo restauramos y lo tenemos que cuidar y, por tanto, no puedo permitir que se venga acá a hacer cualquier cosa. Si antes lo permitieron, ese es otro rollo, pero ahora no”.

A pesar de la ofensa que significó para las víctimas y para quienes reclaman justicia por la tragedia en el hogar seguro, el ministro advirtió que ya no se permitirá colocar las cruces.

 

La Presidencia mandó a cercar el área donde se llevará el acto de entrega del Palacio y para evitar protestas por el retiro del altar a las niñas.

– Las pueden colocar en cualquier otro lado menos acá y para ello deben obtener los permisos correspondientes, agregó.

–Lo que estamos haciendo es recuperar un espacio que es de todos los guatemaltecos y no de un grupito de personas que me quieren venir a imponer. Soy cristiano y soy respetuoso de su dolor, pero eso fue hace dos años y no vamos a pasar toda la vida en esto, pues, y cuando se mete uno en tinte político y se quieren manipular cosas para ir en contra, ahí estamos violentando algo, añadió el ministro de Cultura.

También se le preguntó si retiraría la placa donde se recuerda la muerte de las niñas, y dijo:

– Voy a bajar más tarde y voy a mandar a ver. Si es algo que no representa un peligro, hasta en eso puedo ser flexible.

El ministro Súchite Vargas quiso aclarar que con el retiro del altar no se hizo nada malo.

– No estamos haciendo nada que vaya en contra de la moral, ni de la legislación vigente, sino que estamos actuando  correctamente. Lo que estamos haciendo es algo positivo y estamos rescatando la restauración de un edificio arquitectónico que es un icono para los guatemaltecos, así como la plaza central, que no es de un grupo de 35, 40 o 200, sino de 18 millones de habitantes.

 

SOY 502/NÓMADA

 

Anuncios