LA NOTA DE MUNDO

LA NOTA DE MUNDO: Según “La Prensa”, Honduras también sería Tercer País Seguro…Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras ¿también comió gallina en loroco?

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Hoy se dio a conocer que el Gobierno de Honduras ha acordado firmar un convenio de Tercer País Seguro con Estados Unidos, en un contexto similar al que se dio con Guatemala, cuando el presidente Jimmy Morales y su administración empezaron a acercarse más a ese país, tras conocerse de una reunión del mandatario con Mario Estrada, excandidato presidencial, luego detenido por la DEA por cargos relacionados al narcotráfico.

Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras, también ha sido recientemente señalado por lo nexos de su hermano con narcotraficantes, las revelaciones han provenido de un tribunal federal de Manhattan.

De acuerdo con una nota de La Prensa, Honduras habría acordado un convenio similar al que firmó Guatemala con Estados Unidos en julio pasado relacionado a los asilos y que el propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump denominó de Tercer País Seguro.

El nombre del acuerdo sería: “Acuerdo de Cooperación en Materia de Asilo”, pero que tendría los mismos alcances del Tercer País Seguro y sería aplicado a personas de origen cubano y nicaragüenses, según explica La Prensa en su nota.

Para evitar el rechazo de opositores, el medio señala que fuentes explicaron que el acuerdo no sería nombrado de País Seguro y por ello decidieron que sería llamado de otra manera para evitar un impacto mediático.

La decisión de acuerdo con el medio, se concretó en la visita realizada el 26 de agosto a EE. UU., por el presidente Juan Orlando Hernández, el canciller Lisandro Rosales, el ministro de Seguridad Julián Pacheco y la directora del Instituto Nacional de Migración (INM), Carolina Menjivar, en donde conversaron con el secretario de Seguridad interino, Kevin McAleenan.

Con el mismo, migrantes cubanos o nicaragüenses deberán solicitar asilo en EE. UU., mientras se encuentren en Honduras. Además, se acordaría un salvoconducto con el que se facilitaría la deportación de hondureños.

Por su parte, EE. UU., se comprometió a facilitar los recursos económicos para la implementación del plan, además de que se considera la posibilidad del envío de agentes federales a la frontera.

OTRO PAÍS SEGURO EN EL TRIÁNGULO NORTE

Al acuerdo, le sucede uno similar firmado con Guatemala en julio pasado por el gobierno del presidente Jimmy Morales, con el que se recibirían solicitudes de migrantes de origen hondureño y salvadoreño.

Honduras es detrás de Guatemala uno de los tres países del Triángulo Norte que mayor cantidad de migrantes ha expulsado hacia EE. UU., principalmente desde la salida de las caravanas de migrantes hondureñas que han movilizado a miles de personas a través de Guatemala y México.

Es decir, dos de los países que reportan a la mayoría de migrantes detenidos en la Frontera Sur de EE. UU., se convertirían en países seguros, a pesar que los nombres de los documentos no lo indican así ahora.

¿CONTEXTOS SIMILARES?

La agencia de noticias AP realizó un reportaje sobre la relación del mandatario hondureño con Estados Unidos (puede leerlo en nuestro sitio web y en las páginas 6 y 7 de hoy), en el que detallan que mientras el Presidente viaja a Washington para reuniones y fotos, los hondureños medios siguen el lento goteo de revelaciones que sale de un tribunal federal en Manhattan.

“Hernández ha dicho que las acusaciones en Estados Unidos proceden de narcotraficantes que buscan vengarse de él, pero la fiscalía estadounidense promete que presentará pruebas en un juicio previsto para octubre, que mostrarán que Hernández aprovechó las conexiones de su hermano en el mundo de la droga para impulsar su carrera política”, indica AP.

En el trabajo periodístico, congresistas, ciudadanos y analistas hablan del por qué consideran que Estados Unidos apoya a Honduras a pesar de estos escándalos y las manifestaciones ciudadanas, así como los señalamientos relacionados al narcotráfico en contra de Hernández y una de las conclusiones es que también existe un temor del gobierno norteamericano del ascenso de una contraparte de izquierda.

LA HORA

Anuncios