LA NOTA DE FE

LA NOTA DE FE: 10 razones por las que mujeres han vuelto a usar mantillas (también se le llama velo o madrileña), en Misa

Latin Mass Society / YouTube

Hasta hace pocas décadas era común que las mujeres cristianas se cubrieran la cabeza al visitar una iglesia y aunque la práctica se dejó de lado, en los últimos tiempos se ha visto un resurgimiento de esta tradición.

Algunas mujeres han vuelto a usar mantillas y otras han optado por cubrirse la cabeza con  sombreros, bufandas, o estilizadas bandas.

¿Cuáles son sus razones?

Está en el Nuevo Testamento

Todo hombre que ora “o profetiza con la cabeza cubierta, afrenta a su cabeza. Y toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta a su cabeza; es como si estuviera rapada” (1 Corintios 11, 4-5).

La Iglesia cubre las cosas que son sagradas

El tabernáculo está cubierto. El cáliz está cubierto. Los altares están cubiertos. Moisés cubrió su rostro luego de ver a Dios. Una mujer con velo muestra reverencia ante Dios, simboliza a la novia cubierta en la Iglesia y también se honra a sí misma ante Dios.

Hombres y mujeres son diferentes

El velo, madrileña o mantilla va en contra de una sociedad que nos dice que los hombres y las mujeres son iguales, que hay muchos géneros, y que el género no es importante cuando las personas quieren casarse. El velo es una declaración contra el modernismo y sus mentiras.

Mujeres y hombres son complementarios

San Pablo dijo esto yendo en contra de las ideas de su cultura sobre los hombres y las mujeres: “Por supuesto que para el Señor, la mujer no existe sin el hombre ni el hombre sin la mujer. Porque si la mujer procede del hombre, a su vez, el hombre nace de la mujer y todo procede de Dios”.

Las mujeres que se cubren la cabeza no lo hacen para mostrar inferioridad o subordinación ante los hombres, sino que enfatizan sus diferencias en ser símbolos de la imagen de Dios.

La mantilla acentúa la belleza natural de la mujer

Santo Tomás de Aquino explicó en su comentario sobre el pasaje de I Corintios que los seres humanos en general, naturalmente, aumentan su belleza natural con la ropa.

Las mujeres suelen tener un cabello hermoso y el velo acentúa esa belleza. En general, queremos traer lo mejor de nosotros mismos para la liturgia, y el uso del velo es una manera de hacerlo.

Es parte de la Tradición de los Apóstoles

San Pablo escribe que él desea que los corintios mantengan las tradiciones tal y como él se las transmitía. No hizo esto solo para su cultura. Más bien, está transmitiendo una tradición de mujeres que cubren sus cabezas y hombres que no lo hacen. Esta tradición era de los Apóstoles y se mantuvo hasta la década de 1960 cuando se descartaron varias tradiciones litúrgicas.

Algunas mujeres rezan mejor así

Algunas mujeres están eligiendo la mantilla no sólo en la iglesia, sino para cualquier momento en el que rezan en privado o en público. De esta manera se ayudan a enfocarse en la oración. Una oración al ponerse una mantilla al entrar en una iglesia es: “Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero”.

Tener una mantilla o sombrero te viste inmediatamente para la Iglesia

Ya sea en la iglesia en un día de semana o en domingo, cuando una mujer se pone algo en la cabeza, se está diciendo a sí misma y a los demás que está vestida para la iglesia.

Ponerse una hermosa mantilla ante la presencia de Dios, se siente bien

La belleza de la mantilla es algo que honra a Dios así como la hermosa arquitectura o las bellas vestimentas también lo hacen. Todo contribuye a dar a Dios el culto que se le debe.

Por los ángeles

Santo Tomás de Aquino explica esta declaración de 1 Corintios 11.10, simplemente diciendo que es porque los ángeles están presentes en el santo sacrificio de la Misa. Los hombres deben mostrar reverencia, así como las mujeres. Las mujeres muestran reverencia cubriendo sus cabezas, y los hombres muestran respeto por no cubrir sus cabezas.

 

CHURCHPOP

Anuncios