LA NOTA DE MUNDO

LA NOTA DE MUNDO: Lo que la misteriosa explosión dice sobre el «arma del fin del mundo» de Rusia

Marco Sajquin

Una explosión. Una evacuación de la aldea cancelada abruptamente. Cinco expertos nucleares muertos. Y algunos rastros de yodo radiactivo en el aire sobre la costa norte de Noruega. Estas son las huellas de lo que parece haber sido el último intento fallido de Rusia para probar su misil Burevestnik, también conocido como Skyfall.

Su propietario, el presidente ruso Vladimir Putin, afirma que tiene un alcance ilimitado y puede flanquear todas las defensas aéreas estadounidenses. Pero este mes demostró, para un Kremlin dispuesto a enfatizar su creciente musculatura militar, otro hipo más de alto perfil.

No sería la primera vez que una prueba del misil no fue del todo exitosa, según funcionarios estadounidenses.

Pero, ¿qué es Skyfall? En verdad, los analistas realmente no lo saben, pero sus conjeturas los llevan a creer que es una forma de misil de crucero diseñado alrededor de un reactor nuclear.

El aumento vertiginoso de los niveles de radiación en el área, que puede llegar tan lejos como Noruega, da credibilidad a las teorías.

El portavoz de Putin, Dmitry Peskov, se negó a confirmar la especulación internacional generalizada de que el accidente involucró un misil de crucero de propulsión nuclear, pero dijo que el accidente no retrasaría los esfuerzos rusos para desarrollar capacidades militares avanzadas.

Peskov dijo que solo los expertos podían hablar con autoridad sobre tales asuntos, pero agregó: “Los accidentes, desafortunadamente, suceden. Son tragedias. Pero en este caso en particular es importante para nosotros recordar a aquellos héroes que perdieron la vida en este accidente”.

Jon Hawkes, director asociado de guerra terrestre en Jane’s IHS Markit, dijo que el sistema podría funcionar de dos maneras. Podría ser un “motor de respiración de aire que emplea un pequeño núcleo de reactor nuclear para calentar el aire entrante que se expulsa para generar empuje”.

O podría ser un “motor de cohete térmico nuclear, donde el núcleo nuclear se usa para calentar un combustible líquido como el hidrógeno antes de expulsarlo a través de una boquilla para producir empuje”.

«Arma del día del juicio final»

Sin embargo, agregó, “dado que los rusos están anunciando un alcance ilimitado, entonces uno supondría que tiene que estar en la línea de la primera opción, ya que el dispositivo de combustible de hidrógeno tendría un límite a su alcance”.

El principal problema con el 9M370, o SSC-X-9 Skyfall (como lo llama la OTAN), es la descarga. No se puede usar un reactor nuclear para alimentar un cohete sin crear una forma de bomba sucia en las alas.

Rusia podría estar tratando de parecer “militarmente más formidable de lo que es”.

“Realmente es un arma del fin del mundo”, dijo el doctor Mark Galeotti, del Real Instituto de Servicios Unidos de Defensa y Seguridad.

“No es algo que pueda desplegarse en otra cosa que no sea una guerra nuclear a gran escala. Es un misil de crucero que puede permanecer en el aire durante mucho tiempo, pero arroja humo radiactivo detrás de él”.

Estados Unidos tenía un programa similar en la década de 1960, llamado Proyecto Plutón, que fue abandonado porque se concluyó que era demasiado peligroso en ese momento.

Cuando Putin lanzó el misil con gran fanfarria en marzo de 2018, ensalzó su alcance ilimitado: que podía rodear el globo muchas veces y luego dispararse a su objetivo desde un ángulo inesperado, tal vez incluso días después del lanzamiento.

¿Putin está molesto porque no parece haber funcionado tan bien hasta ahora? En realidad no, dijo Galeotti.

“La Rusia de Vladimir Putin básicamente está tratando de elevarse a sí mismo”, dijo. “Está tratando de parecer militarmente más formidable de lo que es. Aunque no les gusta el hecho de que esto haya fallado, el hecho de que estamos hablando de la última tecnología militar rusa es definitivamente una ventaja”.

Los funcionarios estadounidenses le dijeron a CNN que ha sido probado varias veces, pero nunca con éxito. Nadie puede adivinar qué tan avanzado está el proyecto y qué tan grande es este revés.

Un mal verano militar ruso

Pero el Kremlin ha tenido varios incidentes para ignorar en el último mes.

A principios de julio, el AS-31, o Losharik, un submarino espía de súper profundidades y súper secreto, tuvo problemas en la costa norte. Los medios estatales dijeron que 14 marineros a bordo murieron por inhalación de humo, y el Kremlin insistió en que su reactor nuclear estaba intacto cuando regresó a puerto.

El Losharik, llamado así por un caballo de dibujos animados de la era soviética debido a los componentes compartimentados que le permiten sumergirse en el fondo del océano, estaba destinado a sumergirse en profundidades que los submarinos nucleares y de ataque no podían.

Nuevamente, Putin se encontró siendo informado sobre una operación de limpieza.

Semanas después, un vertedero de municiones en Achinsk sufrió una serie de explosiones durante cinco horas, algunas causando devastadoras ondas de choque y escombros esparcidos por el área. Una semana después, los funcionarios locales admitieron que cuarenta personas resultaron heridas.

Docenas de personas resultaron heridas en una serie de explosiones en el vertedero de municiones en Achinsk, Rusia.

Estos tres incidentes equivalen a un mal verano para el ejército ruso, que después de la invasión de Ucrania y su intervención en Siria, se había beneficiado de un aumento a corto plazo de su prestigio interno.

¿Podría un exceso de trabajo estar detrás de esta reciente serie de problemas?

Andrey Kortunov, Director General del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia, dijo: “si se mira el presupuesto de defensa actual de la Federación de Rusia, alcanzó su punto máximo en 2016”.

Agregó que había disminuido desde entonces.

“Básicamente, se les pide a los militares y al sector de defensa que hagan más por menos”, agregó, “y eso podría ser una exageración. Quizás algunos de estos accidentes son parte del precio que los militares tienen que pagar por este presupuesto relativamente modesto pero con [sustanciales] ambiciones detrás de este presupuesto”.

Un mes turbulento de explosiones inesperadas y fugas que plantea la pregunta de si la carrera del Kremlin hacia el fondo del mar, o la parte superior del cielo, se chamuscará demasiado a su paso.

CANAL ANTIGUA

Anuncios