LA NOTA CHAPINA

LA NOTA CHAPINA: Así vive el vicepresidente electo Guillermo Castillo los últimos días en la Cámara de Comercio

En el segundo piso del edificio de la Cámara de Comercio está la oficina del abogado Guillermo Castillo, el vicepresidente electo de Guatemala.

Guillermo Castillo, vicepresidente electo comenta cuales serán los retos en la presidencia. (Foto Prensa Libre: Miriam Figueroa)

Guillermo Castillo, vicepresidente electo comenta cuales serán los retos en la presidencia. (Foto Prensa Libre: Miriam Figueroa)

Después del proceso electoral, este lunes volvió a este lugar que por cinco años ha sido testigo de su trabajo como director ejecutivo, labor que tuvo que suspender mientras la campaña estaba en marcha.

A pocas horas de haber conocido los resultados de la segunda vuelta electoral, Castillo recibió a Prensa Libre y a Guatevisión para compartir sus primeras impresiones, una reunión donde la adrenalina y emoción seguían siendo protagonistas.

Privacidad sacrificada

 

“He de decirles que me siento muy honrado, muy complacido realmente de estar en esta posición. Creérmela todavía no, con franqueza les digo, creérmela todavía no. Hay mucha gente que me dice ‘no sabés lo que se te deja venir encima’, pero bueno, es parte de lo que quiero ir poco a poco experimentando”, dijo.

El vicepresidente electo compartió que desde que decidió ser el compañero de fórmula de Alejandro Giammattei su vida cambió. La privacidad y el tiempo con su familia es lo que más le ha afectado.

“Por lo menos los últimos seis meses pasados yo no recuerdo que es estar un fin de semana tranquilo con la familia o con los amigos, no lo recuerdo, porque hubo semanas antes de la primera vuelta en las que yo salía cinco días por semana y viernes, sábado y domingo obligado, porque era cuando más nos demandaba tiempo la organización en el interior”, agregó.

Guillermo Castillo junto a su equipo de trabajo. (Foto Prensa Libre: Miriam Figueroa)

Castillo desempeñará su puesto como vicepresidente a partir del 14 de enero del 2020, mientras tanto alternará su tiempo entre el trabajo en la Cámara y en las actividades del proceso de transición.

¿Miedo? No, es más la expectativa

“Extañaré a un equipazo que hay aquí en la Cámara, las personas son muy comprometidas con lo que les toca hacer. La Cámara está muy bien organizada, en el interior es la que más filiales y gremiales tiene y pues, por supuesto, muchas de esas funciones a mí me tocaba salir a ver cómo iba el trabajo y a reunirme con las personas y mis reuniones con junta directiva todos los días lunes será parte de lo que me tocará extrañar”, comentó.

Miedo no tiene, dice, pero expectativas sí, pues deben responder al voto de confianza de los guatemaltecos.

Poco a poco se irá despidiendo de su empleo, de sus compañeros de trabajo y de su oficina. Luego será el despacho, en el Centro Histórico, el testigo de su desempeño como vicepresidente los próximos cuatro años.

PRENSA LIBRE

Anuncios