LA NOTA ESPECIAL

LA NOTA ESPECIAL: Los dos bomberos guatemaltecos que están en silla de ruedas y aún son vitales ante las emergencias

Hay muchos guatemaltecos que han sobrepasado la adversidad para ser útiles al país, un ejemplo de esto son los socorristas Luis Armando Chocón y Hugo Rolando Barillas, quienes se movilizan en silla de ruedas, pero eso no les impide servir a los demás.

Los bomberos Hugo Rolando Barillas y Luis Armando Chacón durante una actividad en Fraijanes. (Foto Prensa Libre: Bomberos Municipales Departamentales).Los bomberos Hugo Rolando Barillas y Luis Armando Chacón durante una actividad en Fraijanes. (Foto Prensa Libre: Bomberos Municipales Departamentales).

Ambos socorristas trabajan en atender las llamadas de emergencias en la estación de los Bomberos Municipales Departamentales en Fraijanes, Guatemala, donde se la da la oportunidad de laborar y salir adelante.

Luis Armando Chocón, de 31 años, narró que hace 10 años cayó de un bus extraurbano en marcha, esto lo obligó a estar un año en reposo.

Por el accidente quedó en silla de ruedas, pero su actitud positiva lo ayudó a seguir adelante y desde hace nueve trabaja como radio operador en la estación de bomberos, labor que le ha permitido sacar adelante a sus hijos de 12 y 14 años.

Luis afirma que no hay barreras para salir adelante y que sus hijos son la motivación para luchar cada día y servir al prójimo. Añadió que su esposa también lo ha apoyado para salir adelante.

El bombero Luis Armando Chocón durante su jornada laboral. (Foto Prensa Libre: Cortesía).

El socorrista afirma que cuando se enteró de que perdió la movilidad en ambas piernas, no reprochó el diagnóstico y se esmeró por salir adelante.

“Mis compañeros me motivan, a todos les digo que hay que luchar contra la adversidad, me siento útil para mi país”, resaltó Luis.

Otra historia similar es la de su compañero Hugo Rolando Barillas, de 51, quien también es radio operador en la estación de Fraijanes.

Hugo recordó que en 1990 fue arrollado por un automotor y a consecuencia de eso le amputaron ambas piernas, su situación no fue fácil, ya que seis años pasó internado en un hospital.

Ambos socorristas son apoyados por sus compañeros y son tomados en cuenta para las actividades de la estación. (Foto Prensa Libre: Bomberos Municipales Departamentales).

Luego con la ayuda de unos amigos instaló una pequeña tienda de artículos de consumo diario, con el fin de agenciarse de fondos.

Su espíritu emprendedor lo llevó a buscar nuevas oportunidades y desde el 2009 trabaja en el referido cuerpo de socorro, donde atiende las llamadas de emergencia.

Hugo es soltero y resalta que el apoyo de su familia ha sido importante para seguir adelante y aportar al país.

“La vida es un regalo que Dios nos da, los compañeros me han enseñado a seguir adelante”, destacó Hugo, quien cursó primaria y afirma que uno de sus objetivos es seguir con sus estudios, pero sus posibilidades económicas no se lo han permitido.

PRENSA LIBRE

Anuncios

Categorías:LA NOTA ESPECIAL