LA NOTA CHAPINA

LA NOTA CHAPINA: Sacatepéquez y Chimaltenango tienen 32 comunidades en riesgo de hambruna

Los agricultores comienzan a sembrar maíz con la incertidumbre de si lograrán cosechar por la constante caída de ceniza.

Sin tregua. Raúl Quino (camisa morada), de la comunidad El Campamento, comentó que tienen dos años de ser afectados por el volcán. En 2017 cayó ceniza y perdieron el 50 por ciento de las siembras. El año pasado perdieron todo.
Por: GELDI MUÑOZ PALALA elPeriódico

A 81.7 kilómetros de la capital hay 32 comunidades de Sacatepéquez y Chimaltenango que perdieron toda su siembra a consecuencia de la erupción volcánica del 3 de junio del año pasado.

Las cosechas del lugar se perdieron en su totalidad y el apoyo económico ofrecido por el Congreso y el Ejecutivo no llega a pesar de haber adquirido un préstamo por US$250 millones para la atención de la emergencia por medio de políticas de desarrollo.

Dimas Mich de la aldea Pajales, Acatenango, junto a su esposa realizó una primera siembra con pocos recursos. “Estamos sembrando pero solo Dios sabe si vamos a cosechar”, dice mientras abre la tierra para que su compañera de vida coloque un poco de gallinaza en un terreno en la comunidad La Soledad.

Mich junto a otros integrantes de su familia son de los pobladores de la región de Chimaltenango y Sacatepéquez que perdieron el total de sus cultivos de maíz y frijol.

Para atender la emergencia al Ministerio de Agricultura (MAGA) se le asignaron Q75.2 millones de los que ejecutó el 98.5 por ciento y a la cartera de Desarrollo Social se le asignaron Q87.5 millones de los que solo ejecutó el 52.55 por ciento, de acuerdo con el Sistema de Contabilidad Integrado Gubernamental (Sicoin).

En La Soledad los pobladores todavía están esperando que la ayuda llegue. El Departamento de Comunicación del MAGA aseguró que se hicieron barridos después de la erupción en Sacatepéquez, Escuintla y Chimaltenango y se le entregó alimentos, instrumentos de labranza y bolsa avícola a los afectados de acuerdo con los perfiles establecidos por la institución.

El presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocode) de La Soledad, Óscar Huercas, confirmó que el MAGA le dio raciones al 90 por ciento de la comunidad, que consistió en 20 libras de frijol, 20 de azúcar, 20 de frijol, 20 de arroz e incaparina en dos fases en septiembre y octubre de 2018.

 

Se indicó que para los agricultores con pérdidas comprendidas entre el 75 y cien por ciento de cultivos, se les apoyó a 10 mil familias con raciones de alimentos durante tres meses (30 mil raciones entregadas en total) entre agosto a noviembre.

Durante la visita efectuada por elPeriódico a la comunidad La Soledad se observó que los comunitarios están sembrando sin asesoría técnica, entre tierra y ceniza, y sin disponibilidad de agua.

IGNORADOS PERO NO PARA VOTAR

Raúl Quino, de la comunidad El Campamento, se quejó que a ellos, en Pajales y El Campamento, no les dieron ni las raciones. Cuestionó que cuando es de buscar su voto, allí sí todos cuentan.

Quino comentó que tienen dos años de ser afectados por el volcán, en 2017 también cayó ceniza y perdieron el 50 por ciento de las siembras. “No cosechamos nada el año pasado, ahorita estamos sembrando, y si Dios nos da, será hasta el otro año que vamos a saber si tendremos algo”, dijo.

Francisco Sis, de la Asociación Amigos del Bosque, dijo que por una cuerda esperaban producir 12 sacos de maíz, pero él obtuvo como 20 libras. Comentó que están comprando el quintal de maíz mexicano a Q145 y el de tierra fría a Q180. Mientras que la libra de frijol entre Q3 y Q4.

Quino agregó que tuvieron que comprar la libra de semilla a Q2.10, porque ni eso lograron. Tampoco pudieron vender flores y los frutos de los árboles de durazno, manzano y ciruelo, porque se dañaron durante la erupción. Ahora algunos ya están en la época de floración, y esperan tener mejor suerte.

Sis dijo que luego de la tragedia el interés de los turistas por el volcán aumentó, y eso ha representado una oportunidad de trabajo. Otros han optado por trabajar de albañiles o jornaleros, pero deben salir de sus comunidades. Refirió que al llevar a un grupo de turistas a escalar el volcán de Acatenango pueden ganar Q150 en un día. Quino indicó que esa suerte no la tienen todos.

Huercas agregó que la Cruz Roja les está capacitando para realizar un banco de semilla, y les indicaron que al terminar les darán maíz y frijol. Agregó que un delegado de Oxfam, que llegó a recabar información, les dijo que es posible que les den asesoría técnica.

Los comunitarios recordaron que luego de la erupción les dieron semillas mejoradas de maíz pero no funcionó porque ya estaba terminando la época de lluvia. También recibieron semillas para huertos, algunos vegetales se han cultivado en tamaño pequeño por la falta de agua y la caída de ceniza.

Sin priorizar

Oxfam realizó una evaluación tres semanas después de la erupción del volcán de Fuego en la zona más afectada y se enfocó en los daños agrícolas por la caída de tefra (productos volcánicos como ceniza, lapilli, escoria y pómez). Cubrió 32 comunidades de San Pedro Yepocapa, Acatenango, San Andrés Itzapa, Patzicía, San Juan Alotenango y San Miguel Dueñas. De estos municipios, nueve comunidades perdieron el total del maíz y siete de frijol.

El informe de Oxfam recomienda focalizar y priorizar el apoyo para la reactivación agrícola en comunidades con mayores pérdidas agrícolas, alta dependencia a jornales agrícolas y mayor padecimiento de inseguridad alimentaria. La evaluación determinó que 33 por ciento de hogares con daños en la producción agrícola padecen algún grado de inseguridad alimentaria.

 

Al consultar sobre dicho informe, el MAGA indicó que el procedimiento es que la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan) va a campo, evalúa y traslada las solicitudes. “Pero no tenemos ningún reporte que diga eso, ahorita todo está con normalidad”, se indicó.

Agregó que los extensionistas mantienen presencia permanente, en todo el país, e incluye a estas zonas afectadas.

La subsecretaria técnica de Seguridad Alimentaria y Nutricional, Maira Ruano, respondió por correo electrónico que el informe mencionado no ha sido recibido en la secretaría ni presentando al titular de Sesan. “En cuanto recibamos el documento se evaluarán las recomendaciones mencionadas”, expresó.

Indicó que la situación de inseguridad alimentaria, monitoreada a pequeños agricultores arroja que en Chimaltenango la inseguridad severa es del 4.5 por ciento y 29.5 por ciento es moderada. En Sacatepéquez, 6.3 por ciento es la moderada.

Jorge Pernillo, coordinador de la Escuela de Nutrición de la Universidad Panamericana, cuestionó que las autoridades todavía no tengan identificado qué hacer en los próximos meses, porque cuando llegue el hambre estacional se van a complicar la situación en las comunidades cercanas al volcán.

“El MAGA debería ayudar con la rehabilitación de los cultivos, hacer acciones para mejorar los cultivos en este otro ciclo agrícola. Más que alimentos tendría que apoyarlos en asistencia técnica. Se han dado algunas bolsas de alimentos, eso tampoco les va a alcanzar”, dijo.

Q415.6

Millones se asignaron para la emergencia de lo cual se ejecutó el 82.1 por ciento.

“Mi esposo está trabajando el terreno. No vamos a quedarnos de brazos cruzados, si Dios nos echa su bendición tal vez este año no habrá nada que interrumpa la siembra”.

Fabia Arimatea Sis, de la comunidad La Soledad.

“Se le han dado algunas bolsas de alimentos, pero esto tampoco les va a alcanzar. Más que alimentos tendrían que apoyarlos con asistencia técnica”.

Jorge Pernillo, consultor en seguridad alimentaria.

EL PERIÓDICO

Anuncios