LA NOTA CHAPINA

LA NOTA CHAPINA: “Estamos viviendo un proceso de liquidación de las instituciones”

El entrevistado compartió con elPeriódico su visión y análisis sobre el escenario político de este año, en el cual se  esperan cambios de las autoridades de los tres poderes del Estado.

Jorge Mario García Laguardia, ex presidente de la Corte de Constitucionalidad (CC) y ex procurador de los Derechos Humanos Por: Cindy Espina cespina@elperiodico.com.gt

¿Cómo ve el escenario político este año, en el cual se espera que los tres poderes del Estado cambien sus autoridades?

– Yo veo un panorama muy malo para este 2019, porque yo mantengo mi opinión de que Guatemala vive en un Estado fallido. Aquí no hay Presidente, Congreso ni jueces, porque el país se maneja de forma automática y con esto quiero decir que Guatemala se dirige sin ningún rumbo, sin orden y proyecto a futuro.

¿Las Elecciones Generales de este año podrían ser una oportunidad para tomar un rumbo, un proyecto o establecer un orden en Guatemala?

– No, en absoluto. En estas elecciones de nuevo son las mismas personas o políticos los que participarán y se repartirán de igual forma el pastel, lo cual vienen haciendo desde hace más de 30 años. De tal manera que las Elecciones Generales de este año no las considero una salida, solo es una maniobra más de los grupos políticos actuales para mantenerse más tiempo en el poder.

¿Podría explicarnos lo que significa para usted un Estado fallido y como Guatemala encaja en esa definición?

– Para que un Estado funcione deben existir instituciones fuertes, los partidos políticos ideológicos y muy bien organizados, leyes adecuadas para fortalecer el Estado de Derecho. En mi opinión, aquí no existe nada de eso. Creo que en 2015 se perdió una oportunidad para sacar al país de esta situación, porque en ese momento no solo se debió pedir la renuncia del Presidente, sino que se debió manifestar y presionar para restablecer un nuevo sistema, uno más fuerte. Hubo la oportunidad de hacerlo, pero la indignación les pasó cuando renunció Roxana Baldetti y Otto Pérez Molina. Lo que ha pasado de 2015 a la fecha es que los actores políticos se readecuaron, se fortalecieron y se restablecieron bajo las mismas reglas para seguir en el mismo camino de la corrupción, que es lo que han hecho en los últimos 30 años. Aquí no habrá posibilidad de hacer cambios, siempre y cuando esté la misma gente participando en política.

Este año también habrá elección de nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ¿podría explicar cómo este proceso contribuye a la idea de Estado fallido que usted tiene, en vez de ser una solución?

– Porque se va a manipular de nuevo el proceso de elección de jueces y van a designar jueces aún más malos que los actuales. Estamos en un proceso de descomposición permanente. Esto lo digo porque el Congreso tiene el poder de elegir a los magistrados, cuando no debería ser así, el mismo sistema de justicia debería elegir a sus autoridades para evitar politizar a los jueces y magistrados.

En otro tema que ocurrirá este año ¿Ve usted que hay manera en que la ONU o Estados Unidos puedan intervenir para que esto no ocurra?

– Yo creo que el sistema actual del Gobierno de Estados Unidos está presionando por la línea correcta, que es la lucha contra la corrupción y eso es positivo. Es por eso que la clase política actual se oponen a ese intervencionismo extranjero, porque los Estados Unidos todo el tiempo ha intervenido en Guatemala y por eso ellos son responsables de varios de nuestros problemas.

Congresistas estadounidenses advirtieron de ataques a los magistrados de la Corte de Constitucionalidad (CC) ¿Cómo se ve esa serie de ataques a la CC?

– Yo veo una batalla en contra de la Corte de Constitucionalidad, porque los grupos de poder no quieren controles. La CC es la única institución en este país que establece la defensa de la Constitución y el control de las autoridades, para que estas se apeguen al orden constitucional. Es por esto que existe un complot en contra de esta Corte, porque la quieren desaparecer para que no les estorbe.

Hay intención de parte del Congreso de convertir a la CC en una cámara más de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), ¿Qué cree que sucedería si los diputados aprobaran ese cambio?

– Sería terrible y lo peor que le pasaría a este país. Esto porque la Corte Suprema de Justicia resuelve los litigios y los conflictos entre las personas. En tanto la CC su objeto es defender la Constitución. Sería el más grande golpe a la Constitución, si llegan a hacer esto.

¿Cómo describiría usted este año, que es cuando hay Elecciones Generales, eligen a los magistrados de la CSJ y se va la CICIG?

– Como una parte más del proceso permanente de la destrucción de las instituciones del país. Estamos viviendo un proceso de liquidación de las instituciones.

Anuncios

Categorías:LA NOTA CHAPINA