LA NOTA CHAPINA

LA NOTA CHAPINA: Las confesiones de un marero: así operan los extorsionistas

  • Por Jessica Gramajo

'El Charly' es un pandillero de la Mara 18 que habló sobre las extorsiones. (Foto: Jessica Gramajo/Soy502)

‘El Charly’ es un pandillero de la Mara 18 que habló sobre las extorsiones. (Foto: Jessica Gramajo/Soy502)

Desesperada y con temor camina por la calle. Observa para todos lados, no ve a nadie y aprovecha para salir con su hijo de la mano, quien lleva varios días de no jugar con sus amigos. María, es esposa de Julio, dueño de varias tiendas del sector y quien desde hace varias semanas está recibiendo llamadas amenazantes exigiéndole grandes cantidades de dinero.

No ha dado más de tres pasos fuera de su casa, cuando suena el teléfono. Con voz nerviosa Julio responde: “Aló”. De inmediato se escucha al otro lado: “¿Ya tenés mi dinero? Qué bonita se ve tu mujer con esa blusa floreada. Te doy hasta las 5 de la tarde para depositar. No le avisés a la tira, porque te corto en pedacitos”.

Aunque pareciera el extracto de una novela de terror, las extorsiones no son una ficción, es la realidad que enfrentan más de 10 guatemaltecos al día y que ha cobrado la vida de decenas más, en su mayoría pilotos del transporte colectivo y dueños de tiendas.

En los últimos meses las autoridades de Seguridad han realizado grandes operativos para desarticular bandas de extorsionistas, aunque este año han capturado a 863 extorsionistas, este método es la principal fuente de ingresos para los grupos de pandilleros, quienes no están dispuestos en perder “su negocio” y cada vez perfeccionan sus estrategias.

Carlos, más conocido como ‘El Charly’, es un pandillero activo de la Mara 18 que le confesó a Soy502 el funcionamiento de las extorsiones y para qué utilizan los recursos dentro de la estructura criminal.

¿Qué son las extorsiones?

Es algo que es como necesario para el barrio, es como la estructura financiera, por decirlo así. Es necesario para tener estabilidad económica, por eso es que se hacen las extorsiones.

Aunque es una de las tantas fuentes, es la más grande. Es la mina de oro, por decirlo así.

¿Cómo se determina a qué persona se va a extorsionar?

Primero se ve la prosperidad de él y de la familia. En qué trabaja, si está estudiando, si va a salir adelante. Una vez se le mira que ya cambia de carro, ya se viste mejor, su casa es de lujo, entonces se le pone ‘la perseguidora’, se le llama. …Se elige a la persona, cuando ellos ya están luciendo sus lujos.

O cuando un negocio empieza, les va bien y pueden pagar, entonces allí es donde se les extorsiona. En el caso de los buses, ruteros, tuctuqueros y taxis, se miran las rutas y se les deja su teléfono.

– Pero no es la única forma de elegir a las víctimas. De acuerdo con ‘El Charly’ hay pilotos que colaboran con ellosdándoles los números de teléfono de los propietarios de los buses, taxis y tuc tuc.

  • Mira aquí la entrevista con ‘El Charly’:

 

 

Los pandilleros han elegido el transporte público porque son fáciles de ubicar. “El dueño de una empresa grande no va a estar dando su número a cualquiera”, por lo que cada vez que obtienen uno, es porque allegados o hasta los mismos familiares les han brindado información.

Investigación profunda

Mientras María y Julio tratan de utilizar técnicas de seguridad que les permitan despistar a los pandilleros, no saben que antes de recibir la primera llamada fueron observados, perseguidos e investigados, por lo que la pandilla ya cuenta con un registro de sus movimientos y hasta con información bancaria y laboral, pues muchos integrantes de maras trabajan en bancos o empresas.

Habla de una ‘investigación bien profunda’ ¿Qué investigan?

Les investigamos su familia, su trabajo, sus amistades, donde frecuentan, los lugares que más visitan.

¿Para qué?

Para tenerlos como que topados. Ponerlos entre la espada y la pared, pues al momento de llamarlos se se sabe de su familia, dónde frecuentan, sus ingresos, donde estudian sus hijos. Allí es donde se les ataca. Entonces por temor comienzan a pagar la extorsión.

¿Cuánto duran los ‘seguimientos’?

A veces hasta un mes, dos meses. Depende de qué información tengamos. Cuando ya se tiene bien compuesta a la persona, bien averiguada, se le ataca. Se les da el teléfono. En dado caso no contesten o cuelguen la llamada, pues, ya se actúa para presionarlo.

¿Quiénes hacen estos seguimientos?

Los paros o los banderas, a ellos se les manda. Estos pueden ser ‘charas‘, personas indigentes, niños de 12, 13 o 14 años, que ya quieren ver qué onda. Se les vigila desde sus casas o a donde vayan, donde empiecen ellos su día. Se ponen banderas para que nos llamen, nos digan, anda en tal lado, anda haciendo tal cosa. Todo es apuntado, todo es como una investigación, por decirlo así.

¿Cuántas personas participan en hacer estos seguimientos?

Unas banderas, depende de los movimientos que haga la persona y si frecuenta muchos lugares. Cuando es necesario, se pide ayuda a otras clicas.

¿Hay personas que extorsionen y que no hayan vigilado?

No, eso no existe. Se va a extorsionar a quiénes sí tengan. Porque sería pérdida de tiempo, pérdida de recursos, incluso pueden agarrar a los soldados, perder a unos soldados y sin sacar nada a cambio. Se va a hacer algo donde esté concreto, donde sí se pague.

¿Más o menos cuánto se obtiene al mes con las extorsiones?

¿Al mes? ¡Uff! Depende los pagos, lo habitual es que paguen los martes y jueves. Esos son los días que entran más dinero. No le sabría decir en realidad cuánto, pero más o menos, solo en una semana yo he visto desde 35 mil hasta 55 mil semanal. Solo de una pequeña parte, verdad.

El negocio perfecto

Mientras Julio se truena los dedos para conseguir el pago de la extorsión. Los jóvenes y los vagabundos que se encargaron de vigilarlo se retuercen entre las drogas y el alcohol. Además, los líderes de las pandillas que se encuentran en las cárceles degustan de alimentos a su gusto.

De acuerdo con ‘El Charly’, el dinero que reciben de las extorsiones se utiliza para financiar a la pandilla. Compran armas, alquilan casas que luego les sirven para ganar territorio, le pagan a los integrantes de la estructura criminal y alimentan a los líderes de “la mara” que está en las cárceles. Y una gran parte lo ahorran.

“Los miembros de ‘La Rueda‘ no comen lo que les da el Sistema Penitenciario, si quieren pizza o pollo, lo que se les antoje, se le lleva todos los días en encomiendas”, detalló.

¿En qué se gastan lo que reciben de las extorsiones?

Una mínima parte es para pagarle a los chequeos y a los paros. El resto, pues, lo más grande se va haciendo como que un ahorro para el barrio, porque el barrio ahorra. Ese dinero es para comprar armas, fusiles, granadas. Porque el que puede, puede. El que tiene dinero, tiene poder. Puede comprar lo que es necesario para dar la guerra contra los PNC, el Sistema Penitenciario, putos -rivales-, o cualquiera de otro barrio, cualquiera que esté en contra del barrio 18.

¿Cuánto le pagan a los que participan?

Depende. El que va a recoger el dinero a él se le pagan de 300 a 500 -quetzales- según su rango en el barrio. Porque si él se está ganando su rango, él no tiene que cobrar, pero a veces se les da un su ‘alivión’ o se les da drogas, principalmente a los niños. Los Ranfleros y los Llaveros tienen su sueldo semanal, hagan o no hagan. Pueden llegar a recibir desde 10 mil quetzales al mes o más

¿Hay personas en bancos y comercios?

Sí. Incluso, hay paros y chequeos que trabajan, son estudiados. A veces son licenciados y trabajan en bancos y en comercios, en todo. De electricistas, albañiles, todo. Ellos viven una vida normal, pero siendo del barrio. Entonces allí es donde nos van proporcionando información.

¿Por qué no se ve lujos en las personas que capturan?

A ellos se les da dinero sólo para que se mantengan, no para que suban de nivel. Porque ya con mucho dinero se pueden saltar las trancas. Pueden dejar al barrio por un lado y dedicarse a delinquir de diferente manera.

¿El dinero está depositado en bancos?

En cuentas de familiares, de los que no se meten en problemas. Pero también hay empresas que se han fundado a base de extorsiones. Hay muchas tiendas, comedores y transporte público que existe por las extorsiones.

-Aunque el trabajo de vigilancia se hace con personas que están libres, el 99% de las llamadas se realizan desde las cárceles y lo hacen los ‘Ranfleros’ -líderes de las pandillas-.

“Ellos saben cómo hacerlo. Antes de llamar se les pasa toda la información que se ha recabado. En el barrio no se mueve nada sin que lo sepan los Ranfleros y menos los de la Rueda. Ellos tienen que saber todo y ellos son los únicos que tienen voz -dan órdenes-”, detalló.

La nueva 18

El Charly’ es un joven no mayor a los 25 años. Se unió a la pandilla cuando tenía 12 años, aunque empezó a delinquir a los 8 robando baterías y celulares. A pesar de que ha descuartizado a más de una persona, es un joven respetuoso, que no utiliza ‘malas palabras’ para hablar y no tiene ningún tatuaje.

Su estancia en la cárcel la utilizó para estudiar. Aprendió tecnología y se graduó de Bachillerato por Madurez. Eso no le impidió matar a su novia cuando salió de prisión, pues sus ‘hermanos del barrio’ le dijeron que se había acercado a sus rivales: La Mara Salvatrucha.

  • MIRA TAMBIÉN:

Según el joven, ahora está prohibido tatuarse y utilizar ropa floja, si lo hacen reciben una golpiza a la que le llaman ‘plancha’.

“Es error tatuarse, porque si a uno lo paran y le quitan la playera y ven que no tiene tatuajes y además estudia, lo toman como normal. Lo que no saben es que llevamos el barrio 18 en el corazón”, detalló.

Tal y como los negocios se modernizan, las pandillas también lo hacen. Ahora “hay pandilleros camuflados trabajando en grandes empresas”. Incluso, algunos son inscritos en escuelas militares para aprender tácticas de defensa y uso de armas que luego salen a enseñar al resto de pandilleros.

“El barrio cada vez es más grande”, detalló ‘El Charly’, quien aseguró que hay 23 clicas repartidas en todo el país. La más pequeña tiene unos 3 mil integrantes. Y su próximo objetivo es “gobernar” Villa Lobos, Mezquital y La Isla, territorios de la Mara Salvatrucha.

“Habrá guerra y hay que estar preparados”, manifestó.

SOY 502

Anuncios