LA NOTA DE MUNDO

LA NOTA CHAPINA: Embarazadas y madres con sus recién nacidos comparten cama en hospital de Retalhuleu

En la Maternidad del Hospital Nacional de Retalhuleu el espacio es insuficiente, al extremo que una cama debe ser compartida por tres o cuatro pacientes, en algunos casos recién nacidos, señalan usuarios de ese servicio.

Por Rolando Miranda

Dos mujeres y un recién nacido ocupan una misma cama en el Hospital Nacional de Retalhuleu. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)
Dos mujeres y un recién nacido ocupan una misma cama en el Hospital Nacional de Retalhuleu. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)

La falta de camas es solo uno de los problemas que afectan a esa área del hospital, pues según parientes de algunos pacientes, también carecen de medicamentos y personal.

De acuerdo con el personal del hospital, el hacinamiento se debe al aumento de pacientes, ya que cada día atienden a más de cien pacientes diarios, por lo que la cantidad de médicos y enfermeros es insuficiente.

Una enfermera, que prefirió el anonimato, comentó que, además, la comida es insuficiente, por lo que han reducido la medida de las raciones para que todos los pacientes sean alimentados.

Embarazadas y mujeres en recuperación por parto se las ingenian para dormir en una misma cama en el Hospital Nacional de Retalhuleu. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)

Embarazadas y mujeres en recuperación por parto se las ingenian para dormir en una misma cama en el Hospital Nacional de Retalhuleu. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)

“Hemos reportado esta situación a las autoridades del hospital; sin embargo, nos indican que pasemos a las pacientes de maternidad a otras salas, pero eso no es recomendable por las bacterias, porque hay pacientes con enfermedades contagiosas”, expresó la enfermera.

Otras enfermeras aseguran que la sala de maternidad tiene capacidad para 31 pacientes, pero atienden a unas cien pacientes, entre embarazadas, partos y ginecología.

Barbara Solano, paciente, dijo que le practicaron una cesárea y durante tres días ha dormido junto a otra paciente y su hijo en la misma cama. Agregó que hacen “turno” para dormir, pues aparte de que es incómodo, pueden golpear a los bebés.

Lisbeth Cruz, otra paciente, comentó que con su compañera de cama se turnan para dormir, o en ocasiones duerme en el suelo, porque el dolor de la herida -por la cesárea-  aumenta al estar en una sola posición en la cama.

Verónica Solis, vecina, explicó que las autoridades deberían de hacer algo para mejorar el servicio hospitalario, porque es injusto que las mujeres tengan que sufrir al llegar por parto o ginecología.

“Es inhumano ver a dos mujeres con sus recién nacidos durmiendo en una cama angosta y deteriorada”, dijo Carmen Villeda, vecina.

Dos mujeres llevan tres días durmiendo en la misma cama en Hospital Nacional de Retalhuleu. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)
Dos mujeres llevan tres días durmiendo en la misma cama en Hospital Nacional de Retalhuleu. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)

El director del Hospital Nacional de Retalhuleu, Manuel de León, comentó que el hacinamiento es a escala regional, y desde hace varios días la demanda -de pacientes- ha aumentado, y en cuanto a la falta de personal se debe a que las ofertas que ofrece el Ministerio a profesionales en medicina no son tan atractivos para ellos.

“Es una situación que nos afecta y que aumenta todos los años, pero hacemos todo lo posible para que el funcionamiento del sistema mejore y darle un mejor servicio a la población”, dijo De León.

PRENSA LIBRE

Anuncios