LA NOTA CHAPINA

LA NOTA CHAPINA: Sobreviviente de la masacre Dos Erres reconoce a kaibil ante un tribunal

El campesino Salomé Armando Gómez Hernández señaló en juicio al militar retirado Santos López Alonzo de haberlo visto durante la matanza de 199 personas en el parcelamiento Dos Erres, en La Libertad, Petén, en 1982.

Por Kenneth Monzón

Salomé Armando Gómez Hernández, de 48 años, el único sobreviviente que pudo escapar de los soldados, señaló al kaibil Santos López Alonzo. (Foto Prensa Libre Erick Avila)
Salomé Armando Gómez Hernández, de 48 años, el único sobreviviente que pudo escapar de los soldados, señaló al kaibil Santos López Alonzo. (Foto Prensa Libre Erick Avila)

El Tribunal de Mayor Riesgo C escuchó el relato de un sobreviviente de la masacre perpetuada por kaibiles en el parcelamiento Dos Erres hace casi 36 años. Durante su testimonio se levantó del estrado y reconoció al militar retirado Santos López Alonzo, quien está en prisión y enfrenta debate por haber participado en la matanza.

“Lo vi ese día. Estuvo en la masacre que yo me escapé. Desde ese día de la masacre hasta hoy lo volví a ver. Tenía 11 años, pero ese hombre era conocido, lo vi cuando sucedió eso”, empezó su relato Gómez Hernández, de 48 años.

Su relato se centró en lo que vio cuando los kaibiles rodearon el parcelamiento Dos Erres, en La Libertad, Petén, y masacraron a la comunidad del 4 al 6 de diciembre de 1982 para recuperar 22 fusiles que habían sido robados por la guerrilla.

“Conozco a este hombre. Todos los que llegaron, mataron. Lo vi. Un grupo se llevó a los hombres para fusilar a los hombres y otro grupo se llevó a las mujeres para matarlas”, declaró.

Gómez Hernández recordó cómo era el lugar donde llegó con sus padres y nueve hermanos desde Morales, Izabal, cuando tenía seis años. “Me acuerdo que a mi papá -Meliton Gómez- le gustaba sembrar. La vida era tranquila, había paz y estábamos felices hasta que llegaron esos hombres a hacer a masacre”, declaró el testigo.

El militar retirado Santos López Alonzo escuchó el relato del sobrevivente de la masacre Dos Erres. (Foto Prensa Libre: Erick Avila)
El militar retirado Santos López Alonzo escuchó el relato del sobrevivente de la masacre Dos Erres. (Foto Prensa Libre: Erick Avila)

El kaibil López Alonzo está en debate desde la semana pasada. Fue deportado de Estados Unidos el 10 de agosto del 2016 donde vivía desde 2001. La jueza de alto impacto, Claudette Domínguez, procesó a López Alonzo el 24 de agosto de ese año. La Fiscalía lo acusó de asesinato, delitos contra deberes de humanidad y supresión y alteración del estado civil en concurso real.

Incursión

El testigo, que vive en la capital, lloró al recordar la muerte de sus tíos y hermanos. La mañana de la masacre había salido con su padre a Las Cruces a comprar medicamentos. Cuando regresaron fueron interceptados por los militares que utilizaban un pañuelo rojo en uno de los brazos o el cuello.

“A los hombres los llevaron a la escuela. Ahí los torturaron. A las mujeres y a los niños a una iglesia evangélica. Recuerdo que me puse a orar y Dios me habló, me dijo que debía escapar”, declaró Gómez Hernández.

Kenneth Monzón@kmonzon_pl

Momento en que el campesino Salomé Gómez reconoce ante un tribunal al kaibil Santos López Alonzo quien enfrenta debate por la masacre en el parcelamiento Dos Erres, en Petén en 1982.

El escape de Gómez Hernández sucedió cuando un militar guiaba a las mujeres por una vereda. “Iba detrás del guía. Sabía que tenía que escapar. En un momento el guía tomó del pelo a una mujer y corrí, me escapé y me oculté en un árbol. Pasé escondido toda la noche”, dijo a los jueces.

“Temprano salí del monte y me acerqué al lugar. Escuché a esos hombres que decían: ‘Ya terminamos todo, vamos a seguir, vamos a limpiar todo’. Recuerdo que mataron a los niños de tiro en tiro”, declaró el campesino.

Gómez Hernández jamás mencionó las palabras soldados, kaibiles o Ejército. Siempre se refirió a ellos como “estos hombres”. Incluso, a preguntas de Érick de León, fiscal de Derechos Humanos, el sobreviviente dijo que los había visto hasta con la ropa, los zapatos y sombreros que le habían quitado a los masacrados.

También sus familiares

Los familiares de Gómez Hernández, Sandira Orfiia, María Eugenia, Raúl de Jesús, también figuran como testigos en la carpeta judicial. El relato será escuchado por los jueces Elvis Hernández, Eva Recinos y Bertha Argueta.

Kenneth Monzón@kmonzon_pl

“No condeno, no vine a eso, que la justicia se haga. Estos hombres entraron a Dos Erres a hacer una injusticia. Tenía 11 años y pude escapar, me escondí y vi cuando mataban a los niños”, declara el campesino Salomé Gómez, sobreviviente de la masacre.
Está en debate Santos López.

La psicóloga española Nieves Gómez les dijo a los jueces los daños que sufrió el niño Ramiro Antonio Osorio Cristales, quien quedó en poder de López Alonzo y lo registró, de forma ilícita, como su hijo.

Otros que fueron procesados

El primer grupo de elementos castrenses que afrontó a la justicia por la matanza, estuvo integrado por los kaibiles Manuel Pop Sun, Reyes Collin Gualip y Daniel Martínez Méndez, así como por el subteniente Carlos Antonio Carías López, condenados por el Tribunal de Alto Impacto, en el 2011, a penas de prisión de seis mil 60 años.

Un año después, el recién formado Tribunal de Mayor Riesgo B condenó a una pena similar al kaibil Pedro Pimentel Ríos, quien también fue deportado de Estados Unidos.

PRENSA LIBRE

Anuncios

Categorías:LA NOTA CHAPINA