LA NOTA CHAPINA

LA NOTA CHAPINA: CA-2 Occidente: Importante, pero intransitable y en el olvido

Publinews hizo un recorrido por la CA-2 Occidente, en donde se constató que conducir en ese tramo es una total odisea por el mal estado de la carretera, lo cual expone a los conductores a un pinchazo o, incluso, a un accidente fatal por los baches que miden hasta dos metros de diámetro.

Por Álvaro Alay y Alejandro García

En la mañana el primer desafío para llegar a la costa sur desde la capital es lidiar con el congestionamiento en la calzada Raúl Aguilar Batres, en la bajada de Villalobos y el paso por Amatitlán. En una hora se llega al peaje de la autopista Palín-Escuintla.

Cancelar la cuota para transitar en una autopista pavimentada, señalizada y que hasta ofrece servicio de rampa de emergencia y teléfonos es únicamente una utopía si el destino es Suchitepéquez, Retalhuleu, Quetzaltenango o San Marcos, porque hay que utilizar la CA-2 Occidente.

CA2 OccidenteFoto: Alejandro García

Los trabajos avanzan muy bien, esperamos entregarlos antes de Semana Santa ya con asfalto nuevo”. José Benito, ministro de Comunicaciones, en declaraciones dadas el 1 de octubre acerca de uno de los tramos.

BIENVENIDOS A LA CA-2 O

Al terminar de virar en el kilómetro 60, en el cruce a Mazatenango, Suchitepéquez, una nube de polvo confirma que es la ruta correcta, y a los pocos metros Sandra y Lorena rellenan con tierra los primeros hoyos de la ruta.

“No tenemos trabajo y preferimos venir a la carretera”, explica Lorena Sinar Cocholá, quien a sus 34 años debe mantener a sus dos hijos de 7 y 11 años, debido a que es madre soltera.

El tramo que las dos vecinas decidieron “bachear” es de unos 100 metros de largo, y colocaron llantas para diferenciar que en la carretera existen dos carriles y, asimismo, advertir a los conductores sobre el pésimo estado del sector.

Sandra García Jiménez, de 27 años, tiene dos niñas de 7 y 5 años y comenta que ella junto con Lorena llegan a las 6 de la mañana y a las 15:30 horas guardan sus palas y regresan a casa. “A veces traemos frijolitos y comemos en la carretera”, cuenta Sandra mientras con una mano se apoya sobre la pala y con la otra mano señala su comedor.

Promesas

Pese a que la carretera esta “asfaltada”, esta más pareciera un tramo de un camino comunal que está sin terminar. Esto se hace evidente en el kilómetro 80, en donde un bache de 1.85 metros de largo, por 60 centímetros de ancho y al menos 12 centímetros de profundidad alerta a todos los conductores.

Los agujeros se han vuelto tan comunes a lo largo de esa vía así como las vallas publicitarias en las que los partidos políticos hacen un llamado a la población a afiliarse con ellos. Ni lo hoyos ni las aspiraciones políticas terminan, no por el momento.

CA2 OccidenteFoto: Alejandro García

El día se torna nublado, pero esto no impide que la temperatura supere los 25 grados centígrados. Desde hace tres meses concluyó la temporada de zafra y esto ha provocado que Ever Torres, de 48 años, se quede sin empleo, por lo que decidió ir a “emparejar” la carretera.

“Ponemos banderas y algunos obstáculos para que los conductores bajen la velocidad por los hoyos y para que no nos atropellen”, aclara don Ever, quien con un recipiente agarra agua que hay en una zanja para lanzarla a la carretera para que no levante demasiado polvo.

Daños en carretera

Existen tramos más saturados de hoyos que otros. Al arribo del kilómetro 97, Adonis Medrano espera ser auxiliado por un familiar. “Íbamos a Santa Lucía Cotzumalguapa, pero no vimos un hoyo y se explotó la llanta, se dobló el aro y también se arruinó el amortiguador”, reclama al observar los estragos ocasionados a su automóvil.

Transitar en la CA-2 Occidente conlleva conducir a una velocidad que no supere los 60 kilómetros por hora, con el objetivo de detenerse en los tramos más complicados y asimismo poder esquivar las grietas y hoyos de ser posible.

Dos kilómetros adelante de donde pinchó Adonis, Francisca Pérez, de 57 años, junto con su nieto Luis Armando, de 15, hacen señas con las manos para apelar a la caridad de los conductores y conseguir dinero.

Luis Armando dejó de estudiar este año por la falta de recursos económicos y ahora apoya a sus padres y abuela para poder llevar el sustento a su casa. Al consultarle qué le gustaría ser cuando sea grande, únicamente responde: “Trabajar de lo que sea”. En lugar de jugar, él prefiere rajar leña.

Solo 15 kilómetros

Después de haber recorrido 50 kilómetros de la CA-2 Occidente y haber dejado atrás 10 lugares en donde personas “bachean” los hoyos, existen 15 kilómetros que aún se encuentran en buenas condiciones.

En el kilómetro 110, en el puente Madre Vieja, en Cocales, Suchitepéquez, da inicio un tramo sin obstáculos, pero los automovilistas no se atreven a superar los 80 kilómetros por temor a encontrarse en cualquier momento de nuevo con una parte tortuosa.

Son 15 kilómetros en buenas condiciones, y es ahí en donde se puede ganar tiempo perdido en los baches; sin embargo, esto concluye al llegar al kilómetro 125, en donde los hoyos, grietas y falta de señalización provocan que los conductores detengan su marcha abruptamente para continuar con el camino iniciado.

El pinchazo de Marcelino Rodas, de 40 años, da la bienvenida a los conductores en el kilómetro 136, en la aldea Nahualate, en Chicacao, Suchitepéquez. “Hay más trabajo en la noche, porque no se ven los hoyos, por eso trabajamos las 24 horas”, indica Marcelino, quien es saludado por un piloto de tráiler que va sobre la ruta y baja la velocidad por el pésimo estado del asfalto.

La de nunca acabar

El puesto de cuarentena Las Palmas, en San Antonio, Suchitepéquez, pareciera ser el final de la carretera empedrada que ha dejado en el abandono el Gobierno por más de siete años; sin embargo, solo es una tregua para continuar con la odisea hacia el Pacífico. En este sector se intensifica el olor que emana del árbol de hule.

El tramo que conecta Mazatenango, en Suchitepéquez, y Retalhuleu se encuentra en regulares condiciones; sin embargo, es cuestión de tiempo para que los incipientes agujeros se agranden y arruinen la carretera.

CA2 OccidenteFotos: Alejandro García

“Me vengo a bachear porque no tengo trabajo”, menciona Juan Carlos Morales Urízar, de 30 años, quien desde hace dos recibe a los conductores en el departamento de Retalhuleu.

La carretera CA-2 Occidente continúa en mal estado hasta Tecún Umán, en San Marcos, en donde se ubica la frontera con México. Esta ha quedado abandonada por varios años y los automóviles, vehículos del transporte pesado, la lluvia y el sol le han pasado factura.

Conductores y vecinos aseguran que de noche el panorama cambia totalmente y es imposible transitarla sin caer en un hoyo; mientras tanto, el actual Gobierno se queja de un entrampamiento legal, pero ha ofrecido que agilizará los procesos para que esa carretera deje de ser un riesgo vial.

La corrupción que obstruye la carretera

  • En 2011 bancos de Brasil conceden un préstamo de US$350 millones para la ampliación de dos a cuatro carriles en la CA-2 Occidente.
  • El Congreso aprobó de urgencia nacional en 2012 dos préstamos por US$399 millones para un tramo de 140 kilómetros de la CA-2 O.
  • En 2013 Odebrecht firmó un contrato con el Estado de Guatemala para la ampliación a cuatro carriles de la carretera e inician los trabajos.
  • En 2016 se detectan pago de sobornos de parte de Odebrecht a políticos a cambio de contratos. Bancos de Brasil frenan los desembolsos.
  • En 2017, el Ministerio de Comunicaciones anunció que Odebrecht renunció a los 97 kilómetros que no trabajó, y liquidó el contrato que incumplió.

CIV asegura que se mejorará la carretera en algunos tramos

“Ese tramo se dividió en tres subtramos, el primero del kilómetro 144 al 178, el segundo del kilómetro 178 al 198 y el último del 212 hasta la frontera con México, los cuales podrían estar terminados en Semana Santa del próximo año”, explicó José Luis Benito, ministro de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda.

Asimismo, indicó que el subtramo que inicia en el kilómetro 212 empezó su ejecución hace dos meses y medio, y de los 40 kilómetros que se asfaltarán ya se han trabajado en 18. “El subtramo del 178 al 198 ya fue adjudicado y hace tres semanas iniciaron los trabajos”, subrayó.

Sin embargo, comentó que el tramo del kilómetro 144 al 178 aún no ha sido adjudicado debido a que la oferta se declaró desierta por no cumplir con los requisitos; empero, se le brindará bacheo y posterior a ello se repondrá el asfalto. “Dependerá de la capacidad de la empresa a la que se le adjudique, esperamos que todo esté concluido para el próximo año”.

El pésimo estado de la ruta CA-2 Occidente es notorio desde aproximadamente el kilómetro 60, pero se desconoce si habrá reparaciones o si hay algún contrato para los trabajos a partir de ese punto porque el ministro cortó la llamada telefónica argumentando que no tenía más tiempo para responder.  

 

PUBLINEWS

Anuncios

Categorías:LA NOTA CHAPINA