LA NOTA DE MUNDO

LA NOTA DE MUNDO: Guatemala nuevamente se niega a readmitir al investigador que lucha contra la corrupción de la ONU


El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, se dirige a la 73ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas el martes 25 de septiembre de 2018 en la sede de las Naciones Unidas.(Frank Franklin II / Associated Press)

El gobierno de Guatemala reiteró el martes que se niega a readmitir al jefe de una comisión de la ONU que investiga la corrupción en el país, incluido un caso pendiente contra el presidente Jimmy Morales.

El vicepresidente Jafeth Cabrera dijo que se había presentado una presentación legal ante el Tribunal Constitucional y que “por el momento no se le permitirá entrar” a Guatemala.

Es la segunda vez que el gobierno de Morales ha optado por no obedecer las órdenes de la corte de permitir que el jefe de la comisión, Iván Velásquez, regrese después de que viajó a Estados Unidos en un viaje de trabajo.

Los fallos de la corte son jurídicamente vinculantes y no pueden ser apelados, y la falta de cumplimiento puede traer consecuencias legales. Los fiscales han dicho que esperarán a que el Tribunal Constitucional presente una queja antes de tomar medidas.

El martes, Morales usó su discurso en la Asamblea General de la ONU para refutar a la comisión, que se conoce como CICIG, diciendo que había violado la constitución, la ley guatemalteca y el acuerdo bajo el cual fue creada.

Acusó a la comisión de “exceder su mandato, manipular la justicia, atacar la presunción de inocencia y el debido proceso”, citando los motivos de su decisión a fines de agosto de no renovar la CICIG por otro período de dos años.

Esa decisión otorgó a la comisión hasta el final de su mandato actual en septiembre de 2019 para concluir su trabajo en Guatemala.

En cuanto a Velázquez, Morales dijo: “Se metió en asuntos internos, politizando la justicia y la sociedad”.

Sin embargo, expresó su agradecimiento por “la ayuda técnica que la CICIG ha brindado para el fortalecimiento de nuestras instituciones democráticas, valorando las contribuciones a una cultura de transparencia, la lucha contra la impunidad y en particular la lucha contra la corrupción”.

Morales tuvo palabras duras para el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, diciendo que mostró “indiferencia y pasividad” cuando se le presentaron las preocupaciones del gobierno guatemalteco sobre la CICIG.

La disputa del presidente con la CICIG y Velásquez comenzó a principios de 2017 cuando la comisión y los fiscales guatemaltecos presentaron acusaciones de corrupción contra él, su hijo y su hermano.

En tres ocasiones han tratado de levantar la inmunidad del presidente contra el enjuiciamiento, una protección que viene con el cargo. Las primeras dos solicitudes fallaron y la tercera está pendiente ante los legisladores.

Se sospecha que Morales recibió más de $ 1 millón en financiamiento de campaña no declarada. Él niega haber hecho algo malo.

“Con mi cabeza en alto, puedo decirles que nuestra administración gubernamental no tiene ningún signo de corrupción”, dijo Morales a la presidencia con el lema “ni corrupto ni ladrón”, dijo a la Asamblea General.

La CICIG ha ayudado a los fiscales a llevar casos de corrupción que han atrapado a docenas de políticos, funcionarios públicos y empresarios, incluido el ex presidente Otto Pérez Molina, quien fue forzado a renunciar.

THE WASHINGTON POST

Anuncios

Categorías:LA NOTA DE MUNDO

A %d blogueros les gusta esto: