LA NOTA CHAPINA

LA NOTA CHAPINA: La captura de un constructor que dejó nerviosos a diputados y alcaldes

Documentos a los que tuvo acceso elPeriódico muestran cómo Willy Vásquez, capturado hace dos semanas y quien llegó a ser uno de los contratistas más grandes de Guatemala, lavaba dinero y sobornaba a diputados, alcaldes y funcionarios.

Por: Investigación investigacion@elperiodico.com.gt

 

 

Willy Vásquez fue detenido hace dos semanas en un operativo de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) en Quetzaltenango. Pasó desapercibido, como uno más en el listado de capturados del día. Sin embargo, un rápido vistazo al portal de Guatecompras muestra que, lejos de ser uno más, se capturó a quien llegó a ser el mayor contratista para municipalidades del occidente del país.

 

El operativo fue ejecutado el 11 de septiembre pasado y buscaba detener al círculo de confianza del exalcalde de Quetzaltenango, Jorge Mito Barrientos, señalados por cobrar comisiones ilícitas por Q25 millones y beneficiar a una red de empresas afines. Aunque ese día Barrientos fue el centro de atención, las adjudicaciones de Vásquez superan por muchos millones esta cantidad.

 

Fuentes locales confirman que la Municipalidad de Quetzaltenango era apenas uno de sus clientes, y que su detención ha dejado nerviosos a muchos más alcaldes, diputados y otros exfuncionarios que lo favorecieron con alrededor de 517 contratos de obra pública desde los tiempos del Frente Republicano Guatemalteco (FRG).

 

Bonanza con el PP

 

El “discreto” constructor Vásquez es propietario de Ingenieros Consultores y Constructores (ICYC), una empresa individual que ha sido contratista del Estado desde la década pasada y que a partir del 2004 recibió adjudicaciones de obras públicas por Q618.1 millones.

 

Según Guatecompras, el gobierno del Partido Patriota (PP) fue la época de bonanza para Vásquez. Entre 2012 y 2014 recibió contratos por Q272.3 millones, equivalente al 44 por ciento del total de adjudicaciones recibidas.

 

La historia cambió al año siguiente. Las adjudicaciones recibidas bajaron abruptamente en 2015, año en que el Ministerio Público (MP) y la CICIG desarticularon las redes de corrupción del expresidente Otto Pérez Molina y la ex vicepresidenta Roxana Baldetti Elías, quienes se vieron obligados a renunciar al cargo.

 

En 2015, en medio de las protestas y las capturas de funcionarios del PP, las adjudicaciones para ICYC bajaron un 95 por ciento al recibir Q4.3 millones. En 2016 bajaron aún más a Q2 millones y en 2017 fue adjudicado con Q4.3 millones.

 

En 2018 tuvo un repunte con cuatro adjudicaciones que suman Q31 millones, gracias a un contrato de Q29 millones otorgado por el Instituto de Fomento Municipal (Infom).

 

Los documentos a los que tuvo acceso elPeriódico muestran un pequeño fragmento de cómo este constructor creó un esquema de sobornos y lavado que le garantizó contratos millonarios con las municipalidades del occidente del país.

 

Cheques para alcaldes

 

La investigación a la que tuvo acercamiento elPeriódico muestra cómo, durante 2011, ICYC recibió pagos de varias municipalidades de Totonicapán, Quetzaltenango y San Marcos –departamentos donde más adjudicaciones recibió– para luego trasladar el dinero a funcionarios de estas mismas alcaldías.

 

La ruta del dinero muestra una primera fase que no tiene anomalía alguna, solamente es el cobro de cheques municipales depositados a la cuenta personal de Vásquez. El esquema empieza después.

 

De los Q7 millones que recibió ese año, la investigación muestra que se giraron diez cheques por un total de Q1 millón 587 mil para tres personas. El primero es para Diego Lux Tuluxan, por Q625 mil, monto que es cobrado enteramente en efectivo. Según declaró el mismo Vásquez, Lux es su piloto, aunque fotos publicadas en redes sociales lo muestran como pastor de una Iglesia evangélica en Santa María Chiquimula, Totonicapán.

 

La segunda serie de transferencias fueron hechas a la cuenta de Herbert Yax Vásquez, propietario de la empresa Consultora y Constructora H.Y. Asociados, por un total de Q505 mil. Tras recibir los fondos, Yax hace dos cheques por Q21 mil, uno lo gira a nombre del entonces alcalde de San Andrés Xecul, Andrés Chiroy Cux, y el segundo, a otra persona quien a su vez lo endosa también para la cuenta del mismo alcalde.

 

Durante la gestión de Chiroy Cux, Vásquez y su empresa ICYC recibieron 14 adjudicaciones por un monto total de Q4.5 millones. Un tercio de estas adjudicaciones fueron hechas el año en que el alcalde de San Andrés Xecul recibió el dinero indirectamente.

 

La vinculación entre Willy Vásquez y Herbert Yax no está clara, sin embargo, una fuente cercana al constructor aseguró que, para el constructor era habitual pedir prestada la papelería de otra empresa y prestar la suya para ganar distintos concursos sin parecer tan obvios. “Si se investiga a todos los constructores te darías cuenta de que aquí todos están relacionados” aseguró la fuente para recalcar que es una práctica muy común en el gremio de los constructores.

 

La tercera serie de transferencias puede obedecer a un esquema similar al anteriormente descrito. Willy Vásquez gira tres cheques por Q437 mil a nombre de Antonio Agustín Bautista Joachín, propietario de A.B. Ingeniería y Constructores, quien los distribuye entre tres municipalidades.

 

El primero fue el exalcalde de Comitancillo, San Marcos, Héctor López Ramírez, según los documentos, recibió Q59 mil 300. El segundo pago fue para Gudiel Gutiérrez, tesorero de la Municipalidad de Pajapita, San Marcos, a su cuenta ingresaron Q30 mil.

 

Por último, el propietario de A.B. Ingeniería y Constructores emitió un cheque para un empleado de la Municipalidad de Santa Catalina La Tinta, Alta Verapaz, por un total de Q100 mil.

 

Bautista Joachín fue señalado en un reportaje anterior de elPeriódico en el que se demuestra una red de sobornos manejada por Armando Paniagua, exdirector del Fondo Nacional para la Paz (Fonapaz). En esta investigación se indicó cómo salió dinero de la cuenta de Bautista Joachín para la empresa de Paniagua tras recibir contratos en la institución que dirigía.

 

 

A estos vínculos se suma el hecho que fue Bautista Joachín quien construyó el edificio de Gobernación Departamental de San Marcos. La obra fue iniciada en 2008 por una empresa distinta, la segunda fase fue adjudicada a A.B. Ingeniería y Constructores por un monto de Q112.2 millones.

 

El edificio fue terminado en 2011, al siguiente año, el terremoto en San Marcos provocó que el inmueble quedara inservible, dejando ver la mala calidad con que fue construido. Actualmente, Bautista Joachín se encuentra prófugo por el mismo caso bajo el cual fue capturado Willy Vásquez.

 

El consentido de Totonicapán

 

Distintas fuentes locales aseguran que tras la captura de Willy Vásquez quedaron nerviosos varios funcionarios, entre ellos los hermanos Edgar e Iván Arévalo, exdiputados y caciques de Totonicapán.

 

El portal de Guatecompras muestra que la Municipalidad de Totonicapán fue el mejor cliente de Vásquez y su empresa ICYC. En 14 años (de 2004 a 2018) ganó 77 concursos por un total de Q96.2 millones. Las cifras muestran un incremento de contratos gobierno tras gobierno. Durante el tiempo de la Gana, recibió Q6.9 millones; con la UNE Q33.5 millones; y con el PP Q56.3 millones.

 

Esta tendencia marca un patrón, durante estos tres periodos el alcalde de Totonicapán fue Miguel Bernardo Chavaloc Tacam, vinculado estrechamente a los hermanos Edgar e Iván Arévalo. El tres veces jefe edil ganó las elecciones en 2003 y 2007 con el FRG, al cual pertenecían también los hermanos Arévalo; y en 2011 con el PP, igualmente se trasladaron los hermanos Arévalo.

 

La tendencia de contratos se quiebra en 2015, cuando cae la estructura de sobornos del PP; ese año, ICYC solo gana un contrato por Q895 mil. Desde el 2016, luego de que Chavaloc fuera derrotado en las urnas por la oposición, Willy Vásquez no ha recibido ninguna adjudicación en Totonicapán.

 

Willy Vásquez está siendo acusado por el MP y la CICIG por los delitos de asociación ilícita, fraude, lavado de dinero y otros activos.

 

Mea Culpa:

 

 

El día de ayer, sin haber confirmado con suficientes fuentes calificadas, en la sección de El Peladero publicamos información que no pudimos corroborar sobre los señores Adolfo Gómez, y del señor Pozuelos, y sobre la empresa Palo Blanco, sin justificación ni evidencia consistentes, y sin haber realizado las indispensables averiguaciones de rigor, las ratificaciones necesarias. Con humildad y vergüenza pedimos excusas y perdón, a quienes, sin comprobar, aludimos injustificadamente. Mil perdones.

 

Q618 Millones  recibió la empresa de Willy Vásquez durante 14 años, según Guatecompras.

 

 

 

“Mito” Barrientos, el visitante

 

 

Willy Vásquez fue capturado el 11 de septiembre, acusado de ser parte de una red de sobornos organizada por el exalcalde Barrientos. Testimonios y transferencias bancarias corroboran que los miembros de la corporación edil de Quetzaltenango tenían, cada uno, determinada cantidad de constructores a su cargo.

 

La red funcionaba como un intercambio. En tiempos de proselitismo, los constructores eran visitados por Barrientos o algún miembro de su planilla edil, estos aportaban –ilícitamente– dinero a la campaña de Barrientos y, una vez en el poder, la Municipalidad les adjudicaba proyectos por valores que superaban los aportes realizados a cambio de una comisión. Además del financiamiento, los constructores debían pagar una coima extra.

 

Según el testimonio de un exmiembro del Concejo Municipal y ahora colaborador eficaz, Vásquez pertenecía al grupo de constructores manejados directamente por el exalcalde. Durante los tres periodos de Barrientos, la Municipalidad de Quetzaltenango le adjudicó Q9.4 millones a ICYC.

EL PERIÓDICO

Anuncios

Categorías:LA NOTA CHAPINA