LA NOTA CHAPINA

LA NOTA CHAPINA: Thelma Aldana: “Recuerdo dos reuniones con Sinibaldi”

A partir de la filtración del testimonio de Aneliese Herrera, antigua asistente del exministro Alejandro Sinibaldi y ahora colaboradora eficaz del MP y la CICIG, Nómada empieza a publicar una serie de artículos sobre sus acusaciones y declaraciones. En esta tercera entrega, Thelma Aldana responde a las declaraciones de la colaboradora sobre la publicación de sus reuniones con Sinibaldi y su relación con Gustavo Adolfo Herrera, operador político del gobierno del Partido Patriota, señalado por una estafa millonaria al IGSS, por narcotráfico y que ahora está prófugo o asilado en Nicaragua.

Thelma Aldana, en una foto de archivo. A su derecha, Mayra Véliz, quien continúa en su equipo de trabajo.

FOTO: CARLOS SEBASTIÁN

El 19 de febrero de 2018, Aneliese Herrera comenzó su cuarto día de declaración como colaboradora eficaz en el Ministerio Público. Su testimonio es parte de las investigaciones por corrupción y lavado de dinero del MP y la CICIG de 2016 contra el exministro Alejandro Sinibaldi, de quien fue asistente por cuatro años.

En esa jornada, Aneliese Herrera mencionó a Thelma Aldana, entonces fiscal general, entre los funcionarios con los que se reunió su exjefe cuando intentaba salvarse de una acusación por corrupción en su contra. Esto es lo que contó Aneliese Herrera sobre las reuniones de Sinibaldi.

La visitante misteriosa

Desde que la CICIG y el MP empezaron a investigar La Línea y lo hicieron público en abril de 2015, el número tres del gobierno patriota, Alejandro Sinibaldi, empezó a sentir pasos de animal grande. Una de las personas con las que Sinibaldi se reunió para encontrar una salida a sus problemas legales era Gustavo Herrera, a quién la colaboradora eficaz identifica con el sobrenombre de ‘El Gato Herrera’. Así esperaba Sinibaldi lograr que la justicia no lo alcanzara.

El Gato Herrera ha sido un personaje oscuro en la política guatemalteca. Comenzó a ganar poder como financista del FRG de Alfonso Portillo y Efraín Ríos Montt en los noventa y lo cobró cuando llegaron al Gobierno en 2000; el MP le abrió un expediente por una estafa millonaria al IGSS en ese año. Según las indagaciones, Herrera vendió terrenos sobrevalorados al Seguro Social para un proyecto habitacional a beneficio de pensionados. Hubo una orden de captura contra él entre 2003 y 2008, pero nunca prosperó. De hecho, en 2004, cuando Otto Pérez Molina era comisionado presidencial, lo acusó de ser narcotraficante.

Después se reconciliaron y a Gustavo Herrera, quien tenía una oficina en un lujoso edificio de la zona 10, se le consideró el padrino de magistrados, al estilo de Juan de Dios Rodríguez, expresidente del IGSS, ahora preso por un caso de corrupción, o de Roberto López Villlatoro, conocido como el Rey del Tenis, ahora también preso por un caso de soborno a un juez.

Durante el Gobierno del PP, Gustavo Herrera y Juan de Dios Rodríguez fueron considerados como piezas clave en las negociaciones tras bambalinas para la elección de magistrados de la Corte Suprema en 2013 y de fiscal general en 2014. La opinión de ambos operadores del PP debió haber sido clave para que Otto Pérez Molina se decantara por designar a Thelma Aldana en abril de 2014, en sustitución de Claudia Paz y Paz.

Según Aneliese Herrera, el Gato Herrera fue en enlace para las reuniones de Sinibaldi con Thelma Aldana:

“Más o menos entre noviembre y diciembre siempre del 2015, el señor Sinibaldi, cuando llegó El Gato a la oficina, me dijo: ‘mire necesito que se vaya toda la gente de seguridad ahorita. Es más, saque a todos, no quiero ver a nadie (…) necesito que usted me vaya a comprar comida y que me ordene todo acá, porque va venir una persona que estoy esperando, pero métale, me arregla la sala blanca, me pone una botella de vino y unas copas y cómpreme unos jamones y quesos’.”

La asistente siguió las órdenes de Sinibaldi, pero antes de irse, logró ver a la visitante misteriosa:

“Cuando me dí cuenta, era la señora Fiscal, la licenciada Aldana. Esa fue la primera vez que yo la vi en la oficina. No sé qué hablaron, pues yo solo espere que llegara la comida, la coloque en platos formales para pasarla a la sala blanca y me retiré. No sabía yo a qué hora terminaban o si llegaba alguien más después de que yo me iba, yo solo hacia lo que me habían ordenado y me retiraba”.

Aneliese Herrera dice que esa no fue la única vez que Aldana se reunió con Sinibaldi.  Según recuerda, fueron al menos tres veces y siempre llegaba acompañada de “El Gato”. Y que Sinibaldi les decía a sus colaboradores que no se preocuparan por las acusaciones en su contra porque él tenía “todo controlado”.

Aldana: fue un convivio en diciembre de 2014

Thelma Aldana llegó al MP tras ser designada por Otto Pérez Molina en abril de 2014, en los tiempos de mayor poder del gobierno del Partido Patriota, en donde la vicepresidenta Roxana Baldetti y el ministro Alejandro Sinibaldi eran la número dos y el número tres.

Thelma Aldana era de toda la confianza de Pérez Molina, Baldetti y Sinibaldi. Así quedó registro trambién en la declaración de Juan Carlos Monzón –exsecretario privado de Baldetti convertido en colaborador eficaz– de una llamada de Baldetti para que Thelma Aldana los ayudara en un caso de contrabando aduanero, que finalmente continuó su curso.

En el caso de Aneliese Herrera –la exasistente de Sinibaldi convertida en colaboradora eficaz– también están saliendo a luz pública las reuniones de Thelma Aldana con el exministro. Reuniones en las que además, estuvo Gustavo Herrera.

Esto respondió Thelma Aldana en una entrevista telefónica con Nómada el domingo 9 de septiembre:

En la memoria de Thelma Aldana solo hay registro de dos reuniones con Alejandro Sinibaldi y ninguna de ellas coincide en tiempo y antecedentes con la narración de Aneliese Herrera.

– Lo que yo recuerdo es que tuve una reunión en su oficina en diciembre de 2014 (cinco meses antes de La Línea). Esta reunión fue de carácter social. Él (Sinibaldi) era muy amigo del exmagistrado Manfredo Maldonado, quien fue mi compañero en la Corte Suprema de Justicia, y a través de él, al exmagistrado Luis Pineda y a mí, nos invitaron a esa reunión.

– Aneliese menciona que quien la llevó a usted fue Gustavo Herrera.
– En la reunión de diciembre (de 2014) yo llegué en mí vehículo. En las dos reuniones llegué en mi vehículo. En la de diciembre sí estaba ahí él en esa reunión social.

– ¿Quiénes más estaban?
– Recuerdo que estaban (los exmagistrados) Luis Pineda, Manfredo Maldonado, (el exdiputado, QEPD) Leonel Soto Arango, Gustavo Herrera y otras personas pero no recuerdo.

– ¿Con qué motivo se celebró la reunión?
– Era por Navidad.

– ¿Quién la invitó a usted?
– Sinibaldi, a través de Manfredo Maldonado.

– ¿Tiene alguna relación con Gustavo Herrera?
– A él lo conocí hace muchísimos años. Recuerdo que me lo presentaron como operador del PP.

– ¿En qué año?
– Creo que fue en el 2010 posiblemente.

– Como usted dice, él era operador del PP. ¿Él la apoyó para que usted fuera fiscal general?
– No creo, porque se hizo la comisión de postulación (de donde salió como una de las 6 finalistas). Yo tenía, si no una amistad, pero sí una comunicación con Otto Pérez Molina.

– ¿Nunca se reunió con Gustavo Herrera en el contexto de su candidatura a fiscal general?
– No, porque también cuando se dio ese proceso yo estaba en Miami, porque mi hija estaba trabajando ahí. Entonces, durante esos días me trasladé con ella a acompañarla. Pedí vacaciones en la Corte, entonces no estuve en reuniones de lobby, de esas que se acostumbraban o se acostumbran.

– Y luego de ser electa fiscal, ¿tuvo alguna relación con él?
– Que recuerde no, pero no le puedo decir con certeza. Eh, tal vez sí, un par de reuniones.

– ¿Para qué eran esas reuniones?
– Por ejemplo, ésta de 2014 (con Sinibaldi), estaba él ahí.

– El relato de Aneliese Herrera es diferente a lo que usted recuerda. Ella dice que fueron tres reuniones, que fueron a finales de 2015, después de que se reveló el caso La Línea y cuando Sinibaldi ya no era candidato al PP. Dice que solo fueron con usted y Gustavo Herrera, que él la llevó. ¿Por qué que ella dijo eso?
– Sí,  Yo era fiscal cuando ella declaró. Y de hecho, fuimos cuidadosos de que quedara su declaración tal cual ella lo estaba diciendo.

– ¿Y lo que dice es cierto?
– Es que las reuniones que yo recuerdo son dos. No recuerdo si hubo una tercera, sinceramente no recuerdo. Yo recuerdo de dos reuniones. En una de ellas sí llegó el señor Herrera, que no iba conmigo. Yo llegué en mi vehículo. Era una reunión social.

Thelma Aldana dice que en esa ocasión también asistieron Gustavo Herrera y el diputado Leonel Soto Arango (exUCN, exUnonista, señalado por plazas fantasmas y quien falleció de un suicidio en 2016), pero insiste en que se trató de un convivio de fin de año y no una reunión formal.

– ¿Se había reunido antes con Gustavo Herrera?
– Solos no. En las reuniones en las que participé siempre había más personas. De hecho, me reuní con él antes en el 2009, porque cuando fue la elección (de CSJ) hubo varias reuniones con diputados y recuerdo que él estaba ahí. Me lo presentaron como operador político. Pero el Partido Patriota no votó por nosotros en esa Corte, porque se salió (al momento de la votación).

– Pero cuando fue electa fiscal general sí tuvo el apoyo de Herrera.
– No, porque también cuando se dio ese proceso yo estaba en Miami, porque mi hija estaba trabajando ahí. Entonces, durante esos días me trasladé con ella a acompañarla. Pedí vacaciones en la Corte, entonces no estuve en reuniones de lobby, de esas que se acostumbraban o se acostumbran.

Además del convivio navideño de 2014, hubo al menos una reunión más, según Thelma Aldana.

La segunda reunión, para plantearle la candidatura presidencial

Sobre la fecha de la segunda reunión con Alejandro Sinibaldi, la exfiscal tiene sus dudas, pero recuerda que entonces todavía era candidato presidencial.

– Pero la declaración de Aneliese Herrera dice que no fue en el primer semestre como dice usted sino que en diciembre de 2015.
– Diciembre 2015 no creo, porque de hecho yo estaba de viaje. No estoy muy segura de la fecha, pero tuvo que haber sido entre enero o junio del 2015, porque Alejandro nos comentó su deseo de  participar como candidato a presidente. Recuerdo que se habló de qué nivel de conocimiento tenía la población de él. Y recuerdo que yo le dije que a mi juicio podía ser buen candidato a la Presidencia. Por eso es que más o menos yo tengo idea de las fechas. Estaban (los exmagistrados) Manfredo Maldonado, Luis Pineda, y el tema que se abordó en esa reunión fue que él quería ser candidato a la presidencia, que quería comentarlo. Y yo asumo que eso fue por la amistad que él tenía con Manfredo Maldonado, y un poco con Luis Pineda. Y obviamente quería nuestra opinión.

– ¿Recuerda su en alguna ocasión habló con Sinibaldi sobre las investigaciones en su contra?
– Nunca, ni con él ni con nadie. De ninguna investigación ni siquiera con mi equipo cercano. Solo hablé con el comisionado y con los fiscales del caso. Nunca compartí ninguna investigación con nadie. De hecho, nunca se filtró nada; esa es la garantía que yo tenía de que no iba a haber fuga de información de parte mía, porque yo no se lo decía a nadie.

“Uno debe ser ingrato con el que lo ayudó (Pérez Molina)”

Thelma Aldana no logra explicar por qué Aneliese Herrera declaró que se reunió en tres ocasiones con Sinibaldi, pero dice que como garantía de su palabra están las acusaciones del MP y la CICIG contra el exministro, una de las personas a las que su administración extinguió más propiedades.

– Uno debe ser ingrato con la persona que lo ayudó, o que lo eligió ( Pérez Molina la designó a ella como Fiscal). En el caso de Sinibaldi, que no era mi entrañable amigo, pero que fui a un par de reuniones (a su oficina), es la persona a la que en mi gestión (se le) extinguieron más inmuebles. Veintidós inmuebles se le extinguieron, se le congelaron cuentas bancarias en el extranjero, se siguió la investigación, se pidió la orden de captura internacional. Se hizo lo que había qué hacer.

– ¿Sabe si hay una investigación en su contra por las declaraciones de Herrera?
– Es que dos reuniones no implican delito. Si no, habría 10 mil personas presas. Lo que se está investigando son contrataciones.

Tras concluir su periodo como fiscal general, Thelma Aldana anunció su interés de participar en la política como candidata a Presidenta en 2019. Su plataforma política todavía está en construcción, pero la filtración del testimonio de Herrera ya está siendo utilizada por sus detractores para deslegitimar su posible candidatura. Otros analistas, como Daniel Haering, recordaron este fin de semana en Twitter un detalle importante: “¿Saben por qué este transero mayor (Sinibaldi) acabó por no tenerlo controlado todo? ¿Saben por qué la información que le pasaban a este comprador de partidos, caleteador de fondos públicos no era tan exacta al final? Por la CICIG de Iván Velásquez y porque Aldana se volteó del lado correcto”.

Thelma Aldana ofrece sus acciones como defensa y su ignorancia de las investigaciones que después se destaparían contra Sinibaldi o Pérez Molina.

– Yo doy la cara y digo a qué fui, y qué hice, y no tengo ningún problema. Muchísimas personas se reúnen constantemente. Y especialmente si esto se ve hacia atrás. Se puede decir: ‘(pero) si era el delincuente más grande de Guatemala’. Sí, pero yo en ese momento yo no lo sabía. Igual (Pérez Molina) me nombró el jefe de la Línea, pero yo no lo sabía. Si me reúno ahora (con Sinibaldi o Pérez Molina) entonces sí estaría muy mal, ¿verdad? Pero es un asunto que lo puede juzgar quien los desee, no tengo ningún problema.

NÓMADA

 

 

 

Anuncios

Categorías:LA NOTA CHAPINA