LA NOTA CHAPINA

LA NOTA CHAPINA: Pacientes del Hospital San Juan de Dios esperan ocho días para obtener una cama

Áreas hacinadas, servicios colapsados, falta de personal y pacientes con más de ocho días en espera de una cama son algunos de los hallazgos que hizo este sábado la PDH en el Hospital General San Juan de Dios.

Por César Pérez Marroquín y Ana Lucía Ola

Algunos pacientes del Hospital General San Juan de Dios son ventilados en área no adecuadas, según la PDH. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)

Algunos pacientes del Hospital General San Juan de Dios son ventilados en área no adecuadas, según la PDH. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)

Varias denuncias de pacientes y personal médico y de enfermería motivó a la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) a efectuar supervisiones durante la semana. Este sábado fue la última, y en ella se evidenció la precariedad de los servicios que presta uno de los hospitales más grandes del país.

Con un presupuesto anual que supera los Q615 millones, ese centro asistencial no tendría que estar al punto del colapso, aseguran las autoridades de la PDH, quienes responsabilizan de esa situación al Ministerio de Salud, pues aseguran que sus autoridades no han tenido la capacidad para ordenar la administración de ese lugar.

 

Zulma Calderón, defensora del derecho a la salud, lamentó la situación en la que se encuentra dicho hospital, donde el cambio de directores es común, lo que, a su criterio, influye en que la situación no retome su rumbo, pues tienen denuncias de carencia en la calidad de servicios desde el 2015.

Entre los hallazgos que hizo la PDH resalta la saturación en el área de Emergencia de Pediatría, donde, incluso, 17 pacientes en estado crítico reciben ventilación artificial, un procedimiento médico que debe aplicarse en un espacio específico y aislado para garantizar su efectividad.

Muchos pacientes del Hospital General San Juan de Dios esperan sentado a que se desocupe una cama. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)
Muchos pacientes del Hospital General San Juan de Dios esperan sentado a que se desocupe una cama. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)

Añadió que en ese lugar había más de 40 pacientes esperando a ser atendidos, pues el personal es insuficiente.

En el área de adultos la situación es delicada, según Calderón, porque en los módulos con los que cuenta hay más de 150 pacientes ingresados; además, ahora se implementó el área de bancas, donde entre 40 y 50 pacientes ingresados esperan de cinco a ocho días a que se desocupe una cama para ser atendidos.

El doctor Jaime Cáceres, representante de los trabajadores y del cuerpo médico del hospital San Juan de Dios, indica que ante la plaga de moscas se han puesto varios rollos con material pegajoso para combatirlas. El doctor Jaime Cáceres, representante de los trabajadores y del cuerpo médico del hospital San Juan de Dios, indica que ante la plaga de moscas se han puesto varios rollos con material pegajoso para combatirlas.
1 / 12

Se evidenció la falta de medicamentos y el colapso del sistema de calderas, pues el hospital funciona solo con una, la cual debido a la sobrecarga de trabajo gasta de cien a 150 galones de diésel por día.

Además, lamentan que de los 14 asesores del hospital solo uno funcione, lo que dificulta el traslado de pacientes en camillas o sillas de ruedas. En el área de lavandería se teme algún tipo de contaminación, debido a la acumulación de ropa y una fuga de agua que no ha sido reparada desde hace más de tres meses.

En el área de lavandería del Hospital General San Juan de Dios se acumulan grandes cantidades de ropa, lo que podría causar contaminación. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)
En el área de lavandería del Hospital General San Juan de Dios se acumulan grandes cantidades de ropa, lo que podría causar contaminación. (Foto Prensa Libre: Óscar Rivas)

Las autoridades también lamentan que el personal administrativo de ese lugar haya aumentado en un 58%, cuando lo que se requiere es más recurso humano en las áreas operativas.

“Desde el 2015 se han solicitado medidas cautelares en la búsqueda de la protección de todos los pacientes de los servicios hospitalarios se han emitido recomendaciones, porque ese hospital atiende prácticamente a la mitad del país, y por eso es importante que las autoridades accionen de inmediato”, dijo Calderón.

En tanto, Jordán Rodas, procurador de los Derechos Humanos, solicitó al Ministro de Salud, Carlos Soto, que se acerque a conocer la situación del hospital y los instó a priorizar los recursos de esa cartera.

Postura

El viernes último, la PDH presentó ante la Corte Suprema de Justicia un amparo para que el Ministerio de Salud atienda la situación lo antes posible.

Soto manifestó que el presupuesto con que cuenta el Ministerio – Q6 mil 600 millones- no es suficiente para atender a 17 millones de guatemaltecos, principalmente cuando la mayoría de recursos se utiliza para el pago de salarios.

Sin embargo, el Hospital San Juan de Dios ha sido fortalecido. “Logramos hacer una compra de Q25 millones de medicamentos por Comisca (Consejo de Ministros de Salud de Centroamérica), les acabo de inyectar personal de enfermería, hicimos un intensivo nuevo de adultos de 14 camas y estamos reparando los ascensores”, dijo el funcionario.

Carlos E. Soto M.@cardiosoto

Estimado Señor @PDHgt ante el amparo interpuesto en mi contra por la situación de los pacientes del San Juan de Dios, quisiera hacerle una reflexión: Todos los días es una lucha continua por salvar vidas, con poco personal y mal remunerado, haciendo un esfuerzo sobrehumano,

Carlos E. Soto M.@cardiosoto

Con un pobre presupuesto, con instalaciones que las estamos recuperando equipos de última generación como los ventiladores los cuales por supuesto Ud ni su gente conoce para opinar, hágame favor trabaje en lo que debe trabajar, y déjeme trabajar en lo mío. Deje de poner amparos

“Les he explicado con tracitos a la PDH que tiene que entenderme, que la situación en Salud Pública no se puede resolver en un año”, agregó.

En el tema de las calderas del hospital general, el ministro indicó que se llevan a cabo los procesos de compra, al igual que los ascensores.

PRENSA LIBRE

 

Anuncios