LA NOTA DEPORTIVA

LA NOTA DEPORTIVA: Blatter afirma que Qatar compró el Mundial 2022

El FIFAgate aún tiene capítulos por escribir. La concesión del Mundial de 2022 a Catar, aún investigada por la justicia francesa y por los órganos internos de FIFA, cuyos más oscuros recovecos fueron ventilados por la publicación íntegra del Informe García en junio de 2017, entrará en una nueva etapa de escrutinio después de las palabras de Joseph Blatter.

El expresidente de la FIFA aseguró, a través de un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, que Catar ganó la votación, celebrada en diciembre de 2010, para organizar la primera Copa del Mundo en el mundo árabe gracias a la “intervención política” de Nicolás Sarkozy, entonces presidente de Francia (2007-2012), y de Michel Platini, dirigente de la Unión Europea de Fútbol Asociación (UEFA) al momento de la elección. Más combustible para las cenizas aún humeantes.

Blatter, quien durante la votación que concedió los derechos de organización del Mundial al pequeño emirato de la península arábiga llevaba 12 años como presidente de la FIFA, renunció a su puesto el 2 junio de 2015, solo cuatro días después de su quinta reelección durante el 65° Congreso de la Federación.

La decisión obedeció a que Blatter no podría cumplir cabalmente sus funciones arrinconado por una investigación en curso de la fiscalía suiza que buscaba determinar el origen y destino de un pago recibido de Platini por 1.8 millones de euros, y al huracán que desató la polémica designación de Catar, también investigada judicialmente por corrupción.

Su dimisión forzó un nuevo proceso electoral, del que salió vencedor el actual presidente Gianni Infantino, en el cargo desde el 26 de febrero de 2016. A causa de las investigaciones en su contra, la FIFA impuso a Blatter y Platini, ya fuera del sistema, suspensiones de ocho años para ejercer cualquier actividad relacionada al fútbol.

Blatter anunció a Catar como ganador de la votación el 2 de diciembre de 2010. No obstante, las suspicacias aparecieron al instante. El 17 de julio de 2012, el Comité de Ética de la FIFA encargó a Michael García, exfiscal de Nueva York, una investigación que determine si hubo o no corrupción en el proceso de designación de la Copa de 2022. El llamado ‘Informe García’, listo en septiembre de 2014, fue bloqueado por Hans-Joachim Eckert, presidente del órgano de decisión del Comité de Ética y solo vio la luz una versión descafeinada del dossier; 350 páginas fueron resumidas en 42. García renunció en protesta y el estrecho mediático sobre la FIFA se recrudeció.

El Informe completo, que se volvió una suerte de Santo Grial en la alta política deportiva, fue filtrado en junio de 2017 a la redacción del diario alemán Bild. Para contrarrestar el efecto, FIFA publicó el documento íntegro en su sitio web antes de que lo hiciera Bild. El Informe confirma las sospechas: la integridad del proceso fue violada por todas las candidaturas, incluidas, por supuesto, Rusia (2018) y Catar (2022).

Pese a haber autorizado la decisión final, Blatter ha transitado desde la duda hasta el frontal rechazo a la organización del Mundial en Catar. En 2014, en una entrevista a la cadena suiza RTS, el expresidente del organismo aceptó que la concesión había sido “un error” y reveló, por primera vez, la conexión Sarkozy-Catar, al asegurar que el exmandatario organizó una cita de Estado con el emir catarí en el Palacio del Elíseo (la residencia de la presidencia francesa).

El diario L’Equipe y la fiscalía francesa han entablado investigaciones paralelas sobre la conjura entre Sarkozy y el emirato. De hecho, Sarkozy facilitó en 2010 la adquisición del 5% de la empresa energética francesa Veolia a Qatari Diar y es un asesor de la sociedad Qatar Investment Authority, propietaria del Paris Saint-Germain. El tuit de Blatter ha devuelto la luz a la cloaca.

LA RED

 

Anuncios

Categorías:LA NOTA DEPORTIVA

A %d blogueros les gusta esto: