LA NOTA DE MUNDO

LA NOTA DE MUNDO: Màxim Huerta dimite por su fraude a Hacienda: “Me voy para que la jauría no rompa el proyecto ilusionante de Sánchez”

Màxim Huerta dimite por su fraude a Hacienda: “Me voy para que la jauría no rompa el proyecto ilusionante de Sánchez”
Màxim Huerta (Rodrigo Jiménez / EFE)
REDACCIÓN

 

Màxim Huerta se ha convertido este miércoles en el ministro más breve de la democracia española. A penas seis días después de que prometiera su cargo en el Palacio de la Zarzuela, el titular de Cultura y Deporte se ha dirigido a La Moncloa para presentar su dimisión ante Pedro Sáncheza raíz del escándalo causado por haber defraudado más de 200.000 euros a Hacienda. Huerta lo ha explicado en una rueda de prensa desde la sede del ministerio, en la que ha defendido su inocencia pero ha justificado su decisión en el objetivo de “no se rompa un proyecto ilusionante para la cultura y el país” como es, a su juicio, el de Sánchez.

Visiblemente contrariado, Huerta ha comparecido ante los medios de comunicación sin aceptar preguntas y ha explicado que ha tomado la decisión de forma “autónoma” y “pensando en las dos cosas” en las que más cree en la vida, ha dicho: “la cultura y la transparencia en la política”. “Para defender aquello que más amas, a veces hay que retirarse. Y yo amo la cultura”, ha sentenciado. Ha negado que fuera condenado por fraude fiscal, sino que fue multado “por perder una demanda que yo mismo presenté”. En este sentido, ha considerado que ha pagado la multa dos veces, el día en la que abonó por la resolución judicial y hoy mismo, con su renuncia. “Soy consciente que mi inocencia ya no vale nada en una sociedad ahogada por el ruido y la desinformación interesada”, ha dicho.

Huerta ha mantenido que “corren nuevos tiempos” y que “los inocentes prefieren irse antes que cualquier sombra de sospecha empañe un proyecto ilusionante”. “Estoy muy convencido de que el presidente necesita transparencia. Transparencia hasta cuando no hay nada turbio. Esa es la diferencia con los demás”, ha destacado el ya ex ministro, que ha dicho sentirse víctima de una “jauría” y ha lamentado que no importe si ha cometido fraude o no. Sin embargo, ha dicho que se va “con la misma humildad” con la que llegó al cargo y agradeciendo la confianza que depositó Sánchez en él.

Volviendo a la multa, el periodista ha insistido en remarcar su inocencia y en subrayar que está al corriente de pago con Hacienda. Ha subrayado que su declaración a través de una sociedad era una “práctica común” entre periodistas, cineastas y creadores, y que no era ilegal en ese momento, “hasta que el ministerio de Hacienda –en referencia a la etapa de Cristóbal Montoro como titular– decidió revisar esos casos”. “Se llegó a decir que esas inspecciones retroactivas eran una caza de brujas contra críticos con aquel gobierno, pero todo eso hoy ya da igual”, ha lamentado.

Màxim HuertaEl presidente necesita transparencia, incluso cuando no hay nada turbio. Esa es la diferencia con los demás”

MÀXIM HUERTA

Ex ministro de Cultura y Deporte

màximhuerta

@maximhuerta

Para defender aquello que más amas, a veces, es necesario retirarse.

El desenlace de esta historia se ha acelerado en las últimas horas después de las presiones de voces internas en el PSOE a Sánchez ante la gravedad de la situación. De poco han servido las explicaciones del propio Huerta. Además, la aparición de un vídeo en el que el actual presidente del Gobierno prometía echar a aquel que actuara fiscalmente como lo hizo Huerta han añadido más leña al fuego. Antes, tanto el Gobierno como el PSOE habían ratificado su confianza en el ministro y consideraban suficientes sus explicaciones públicas, y lo habían hecho a pesar de que líderes como el de Podemos, Pablo Iglesias, o el PP, habían exigido el cese o dimisión fulminante de Huerta y amenazaban con su reprobación en el Congreso.

El ministro saliente ya no comenzó con buen pie su andadura. Su nombramiento había sorprendido a la opinión pública, que conocía a Huerta especialmente por su trayectoria profesional en un popular programa de televisión de crónica social. Pero es que además, ya desde el primer día comenzaron a salir a la luz pública polémicos tuits en los que, entre otras cosas, admitía que no le gustaba el deporte o dirigía insultos a independentistas.

El ministro ya no comenzó con buen pie su andadura: su trayectoria ‘mediática’ y los tuits en los que admitía no gustarle el deporte o dirigía insultos a independentistas ya suscitaron polémica

Las primeras críticas a Huerta se habían saldado sin más polémica. El mismo día en el que tomaba posesión, Huerta escenificaba su reconciliación con el mundo del deporte visitando la concentración de la selección española –como si fueran vidas paralelas, hoy también vive una crisis con el fulminante cese del Julen Lopetegui–, y pedía disculpas por sus tuits del pasado, solicitando unos días de gracia.

Pero la historia ha terminado ahí. Los problemas con el fisco han acabado con el mandato de Huerta, que supera al ex ministro de Economía, Roman Escolano, en brevedad en el cargo (86 días). Poco balance se podrá hacer de su paso por el ministerio más allá de su polémico nombramiento y sus tuits del pasado.

La crisis ha comenzado por la mañana cuando el digital El Confidencial se ha hecho eco de la condena por fraude fiscal, según dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) emitidas en mayo de 2017, por irregularidades en las declaraciones de tres ejercicios: 2006, 2007 y 2008. Por ello, se le impuso una multa por valor de 366.000 euros y se calculó que la cantidad defraudada ascendían a 218.000 euros.

A Huerta se le impuso una multa por valor de 366.000 euros y se calculó que la cantidad defraudada ascendían a 218.000 euros

La información añadía que Huerta habría utilizado como mecanismo tributar ciertas cantidades a través de una sociedad en vez de como persona física, un truco muy extendido entre profesionales de su sector. Los tribunales concluyeron que Huerta tributó por el impuesto de sociedades, a través de la empresa Almaximo Profesionales de la Imagen SL, de la que era único accionista y administrador. De esta forma, eludió los tipos impositivos más elevados “engrosando además indebidamente el capítulo de gastos”, aseguraba el fallo.

Ante el escándalo, Huerta ha declarado por la mañana que está al corriente de sus obligaciones tributarias y que no hay razón para renunciar al cargo por ser un asunto cerrado que se produjo hace 10 años, antes por tanto de acceder a su actual puesto. Huerta también ha admitido que no había comunicado a Sánchez su condena, al considerar que no afectaba su condición de ministro.

El ministro de Cultura y Deporte, Maxim Huerta, saludaba al escritor Manuel Rivas, durante su visita a la Feria del Libro en el madrileño
El ministro de Cultura y Deporte, Maxim Huerta, saludaba al escritor Manuel Rivas, durante su visita a la Feria del Libro en el madrileño (Javier Lizón / EFE)

Estas explicaciones no han sido suficientes para la mayoría de partidos del Congreso. El más contundente ha sido el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que hace solo dos semanas apoyó la moción de censura que permitió a Sánchez llegar a la presidencia del Gobierno. Iglesias ha exigido la dimisión o destitución de inmediato del ministro de Cultura si se ha acreditado que tuvo “voluntad de defraudar a Hacienda”, y ha avisado al presidente del Gobierno de que sería “razonable” pedir su reprobación si no le cesa.

En la misma línea, la portavoz adjunta del PP en el Congreso, Susana López Ares, se ha sumado a las peticiones de cese o dimisión y ha advertido de que llegarán hasta la reprobación del ministro de Cultura si no ocurre. Por contra, la portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha anunciado que Cs se limitaría a pedir la comparecencia ante el Congreso de Huerta para que “dé explicaciones”, pero no ha aclarado si pedirían su dimisión.

Inicialmente, fuentes de Moncloa han expresado que el presidente del Gobierno no se había planteado su cese. Sin embargo, voces internas del PSOE han pedido un gesto que envíe un mensaje

Inicialmente, fuentes de Moncloa han expresado que el presidente del Gobierno no se había planteado en ningún momento su cese y que estaba tranquilo tras las explicaciones de Huerta. Por la mañana, Sánchez habló con el ministro y éste le dio detalles de su litigio con Hacienda. Huerta también había recibido el apoyo explícito de su compañera de gabinete, la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, que ha defendido que Huerta litigara con Hacienda si no estaba de acuerdo con una sanción y ha subrayado que el ministro de Cultura pagó y este asunto se resolvió hace ya muchos años.

A pesar de ello, en el PSOE han existido reticencias desde el principio. Aunque en público, la portavoz del grupo y número dos del PSOE, Adriana Lastra, había quitado importancia al asunto, diversos diputados consultados por la agencia Efe consideraban que es “muy difícil aguantar” la presión que ejercerán el resto de grupos, sobre todo el PP, y que Sánchez tiene una buena ocasión para enviar el mensaje de que “no le va a temblar el pulso” y de que “quien la haga, la pague”.

LA VANGUARDIA

Anuncios

Categorías:LA NOTA DE MUNDO